El Consistorio castigará a la empresa

La Administración local inicia los trámites legales para recuperar la parcela y adjudicarla a un promotor que pueda acabar las obras

JOSU GARCÍABARAKALDO

El Ayuntamiento de Barakaldo inició el mes pasado los trámites legales para recuperar el control sobre la parcela que Bruesa no ha podido ni edificar totalmente ni urbanizar. Las autoridades locales han decidido enajenar el suelo y volver a sacarlo a subasta. Del dinero que obtengan, le darán el 90% a la empresa guipuzcoana y se quedarán con el 10% restante como penalización, «según estipula la ley». Esta medida se tomará con el respaldo de los técnicos municipales, que consideran que la compañía que se encuentra en concurso de acreedores «ha incumplido» el contrato que rubricó a principios de la década pasada con la Administración local.

En aquel entonces, la sociedad inmobiliaria se comprometió a levantar en plazo las diferentes piezas que daban forma al proyecto global, entre ellas las viviendas de venta libre. Un informe municipal firmado el pasado 31 de enero por el jefe de los servicios jurídicos de Urbanismo revela que Bruesa ha faltado a los compromisos adquiridos. La fecha tope para rematar los cuatro bloques estaba fijada para el 28 de febrero. La promotora, que evitó ayer hacer declaraciones a este diario, ha pedido una prórroga, pero los técnicos estiman que no procede.

«Apoyo» a los vecinos

A partir de aquí, el Consistorio elaborará un nuevo pliego para sacar a concurso la gestión del suelo. La idea es que la sociedad que resulte adjudicataria sea capaz de rematar el plan. También es intención del Ayuntamiento que las 30 familias afectadas puedan ver resuelta su situación. En caso de que no puedan recuperar el dinero que ya han entregado, las autoridades locales quieren que, al menos, les sean reconocidos sus derechos y puedan escriturar una vivienda cuando finalicen los trabajos. «Vamos a ayudarles en la medida que la ley lo permita», se comprometió ayer el director de Urbanismo, Pedro Jauregui.