Elorza dice que hay "continuidad" entre Sortu y Batasuna como entre la derecha franquista y la democrática

Ve "mucho más que brotes verdes" en la Izquierda Abertzale y, aunque la decisión es judicial, cree que será "difícil" que no esté el 22-M

EUROPA PRESS

El alcalde de San Sebastián, Odón Elorza, considera "evidente" que cualquier movimiento de la izquierda abertzale "va a ser, entre comillas, una continuidad del anterior" porque "las personas no pueden desaparecer", pero ha recordado que también hubo "muchísimos casos" de continuidad entre la derecha franquista y la democrática, incluso con un "cambio de actitudes que fue, en muchos casos, muy estimable y muy valioso para la democracia española en la transición".

En declaraciones a los medios en el marco de la Convención Municipal que el PSOE celebra este fin de semana en Sevilla, el primer edil donostiarra ha respondido, de esta forma, a las preguntas de los periodistas sobre el hecho de que el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba, haya decidido remitir la documentación de Sortu a la Fiscalía y la Abogacía del Estado ante los informes policiales que apuntan a que se trata de "una continuidad" de de un partido ilegal.

Elorza ha señalado que no va "a citar ejemplos que están en la mente de todos", y ha recordado que "siempre" se ha dicho a Batasuna que "tenía que renunciar a la violencia, condenarla, aceptar los principios democráticos, aceptar la legalidad vigente". "Y todo eso se está produciendo", ha destacado.

A su juicio, pese a que los nuevos representantes de la formación abertzale "provienen" o incluso "algunos igual todavía mentalmente son de la antigua Batasuna", está claro que "hay un esfuerzo de transformación porque saben que, fuera de la legalidad y justificando el terrorismo, no van a ningún sitio".

Por eso, ha confiado en que la "continuidad" entre Batasuna y Sortu sea sólo de personas, no en los "principios" ni en las "actitudes", que es donde tiene que producirse y, a su modo de ver, "se está produciendo una ruptura".

De esta forma, ha reconocido que el Gobierno "debe ser extremadamente prudentes" y a ello ha atribuido las palabras de Rubalcaba. "Eso entra dentro del reparto de papeles, lo entienden ustedes muy bien", ha señalado.

En la misma línea, ha recalcado que la decisión de si Sortu concurre o no el 22-M tienen que tomarla los jueces, y hacerlo "con total objetividad e independencia", sin "interferencias" y sin que los gobiernos "echen leña al fuego", teniendo en cuenta, además, que "cualquier cosa que se diga, el PP lo va a aprovechar y se va a lanzar a la yugular de quien lo diga, incluso de su propia gente en el País Vasco".

"Una muy buena noticia"

Para Elorza, si los jueces determinasen que Sortu cumple la Ley sería "una muy buena noticia". Además, ha destacado que él cree en "este proceso" de la izquierda abertzale, aunque aún persistan dudas.

"Garantías absolutas no las hay todavía, pero entiendo que si las cosas siguen el guión preestablecido Sortu estará en las elecciones porque, seguramente, va a resultar difícil que no lo estén", ha manifestado.

El alcalde de San Sebastián ha considerado que en ese mundo hay "mucho más que brotes verdes" y se aprecia "una transformación" en favor de "jugar en política exclusivamente" a partir de principios democráticos. "Además, ETA está desprestigiada y su propia gente ya no le quiere, quiere que lo deje de una vez", ha añadido.

En este sentido, ha destacado que "se está produciendo una ruptura para quien lo quiera ver", y dice que, si los demócratas se equivocan, es porque ETA no hace lo que tiene que hacer, "que es desaparecer de una puñetera vez", pero no por los intentos de la izquierda abertzale.

En su opinión, el "mundo político de la antigua Batasuna" está "por el juego democrático", pero tendrá que hacer un "reciclaje importante y desmilitarizar conciencias". Además, ha advertido de que la normalización política en el País Vasco llevará tiempo, como mínimo ocho o diez años, independientemente de lo que ahora digan los jueces sobre Sortu.

"Paso hacia la normalización"

Según Elorza, está claro que, si todas las fuerzas "realmente democráticas" compiten en elecciones, "será un paso hacia la normalización". No obstante, ha subrayado que "la convivencia en libertad" y en el "respeto a la diferencia" necesitará "muchísimos pasos y esfuerzos, mucho odio por eliminar, mucha cobardía, y quedará una catarsis de la sociedad vasca por realizar".

En este sentido, ha insistido en la necesidad de esa "catarsis" en la sociedad vasca de decir "en voz alta" lo que ha hecho "mal" y quiénes "han pagado las consecuencias", y ha considerado que podrá hacerse cuando ETA desaparezca o haya "más garantías de que va a desaparecer".

"Queda mucho camino todavía, con independencia de que Sortu sea dentro de unos meses legal y pueda concurrir. La cuestión tiene mucha más complejidad", ha concluido.