El Parlamento elaborará su propuesta sobre la renovación del convenio con la Fundación Guggenheim

Se elaborará el documento después de escuchar a expertos y artistas

VASCO PRESSVITORIA

El Parlamento vasco elaborará una propuesta sobre las condiciones en que debe renovarse el año 2013 el convenio entre las instituciones públicas y la Fundación Solomon Guggenheim para que la pinacoteca bilbaína continúe llevando su nombre. La propuesta será aprobada una vez escuchada la opinión de expertos museísticos y artistas. Este trabajo recaerá en una ponencia impulsada a raíz de una iniciativa del PSE. El PP había tramitado un texto alternativo, pero socialistas y populares han llegado finalmente a un acuerdo para crear "una ponencia de análisis y evaluación de la trayectoria del Museo Guggenheim Bilbao desde su creación para contribuir a una más provechosa y positiva renegociación del acuerdo".

"Con carácter previo --añade el texto aprobado hoy en comisión--, el Gobierno Vasco elaborará un informe sobre el conjunto de datos e informaciones que obren en su poder como miembro del Patronato, Comité Ejecutivo y Consejo y Junta de la Fundación y Sociedades del Museo Guggenheim Bilbao". La propuesta de poner en marcha esta ponencia ha salido adelante con el voto a favor de PSE, PP, Aralar y UPyD (EA y EB no tenían derecho a voto en la sesión de la Comisión de Cultura), y la abstención del PNV. Los jeltzales han criticado la idea al entender que excluye a la Diputación de Vizcaya y que las conclusiones de la ponencia se tendrán que aplicar en la próxima legislatura.

La Diputación de Vizcaya y su máximo responsable, José Luis Bilbao, han estado muy presentes en el debate de la iniciativa. La parlamentaria socialista Pilar Pérez-Fuentes ha acusado a la Diputación de Vizcaya de "opacidad" a la hora de informar sobre la gestión del Museo Guggenheim y de haber actuado "con una tremenda deslealtad" alineándose más en defensa de los intereses de la Fundación Solomon Guggenheim que con los intereses de Euskadi. "Creo que ha habido muestras suficientes, y es opinión considerada por prácticamente todo el mundo, que la Diputación de Vizcaya no ha tenido un comportamiento leal con el Gobierno Vasco y no ha sido una institución que ha trabajado con contundencia para evitar la opacidad en el funcionamiento de las sociedades ligadas al proyecto Guggenheim Bilbao", ha dicho.

Actitudes personales

En la misma línea, el popular Carmelo Barrio ha hablado de la existencia de "una actitud personal del diputado general de Vizcaya de desconfianza hacia otras instituciones con las que tiene que colaborar. Se puede hablar de cierta actitud boicoteadora a la hora de surtir de información a otras instituciones y grupos políticos del Parlamento". "Vamos a ver si este señor cambia de actitud -ha señalado dirigiéndose al PNV-, espero que no les arrastre a ustedes en lo que tiene que ser trabajo no de confrontación sino de provecho".

La respuesta del PNV ha venido de la mano de la parlamentaria Leire Corrales. Corrales ha subrayado que su partido "nunca se ha negado a la transparencia" y ha exigido a PSE y PP "hablar claro y sin ambigüedades. En qué se ha mostrado desleal el diputado general o la Diputación? Qué información no ha dado la Diputación?". Para la representante de la formación nacionalista socialistas y populares no pueden realizar este tipo de acusaciones desde la ambigüedad porque, según ha argumentado, "ser desleal significa lo que significa. En qué ha sido desleal la Diputación de Vizcaya? Qué información no ha dado" No hablamos de forma ambigua, porque saben que no tienen razón".

Con todo, y al margen de este cruce de declaraciones con la Diputación de Vizcaya y José Luis Bilbao como protagonistas, PSE y PP han defendido la creación de la ponencia a partir de la tesis de que el Parlamento Vasco representa a la ciudadanía vasca y "no puede estar ajeno a cómo deben desarrollarse las negociaciones para la firma del siguiente convenio". Se trata además, según han explicado, de una manera de que la Cámara de Vitoria se involucre en el control de una entidad financiada con dinero público y dotar a su gestión de la mayor transparencia posible.

PSE y PP han considerado necesario recabar información sobre la constitución de la colección propia, las compras realizadas o la organización de las exposiciones. Desde el PNV se ha cuestionado la "bondad" de la iniciativa debido a que, a su juicio, deja al margen a la Diputación de Vizcaya y busca que otras instituciones y partidos se apropien del proyecto del Museo Guggenheim Bilbao. "Lo que el Gobierno debería hacer es trabajar conjuntamente con la Diputación de Vizcaya para que en el año 2014 se consiga un mejor acuerdo".