Nueva huelga mañana en los comedores escolares

El jueves día 11 está convocada una nueva jornada de paro

EFEBILBAO

El personal que atiende los comedores escolares de gestión directa del País Vasco inicia mañana una huelga de dos días a la semana, que mantendrá hasta que las empresas concesionarias y el Gobierno vasco negocien el convenio de este colectivo.

La huelga está convocada por los sindicatos LAB, ELA, CCOO y UGT tras un año de conflicto laboral en el que no se han producido avances en la negociación del convenio colectivo. La correspondiente a esta semana tendrá lugar mañana, martes, y el jueves, día 11.

La protesta laboral afectará a 460 centros escolares cuyos comedores gestiona directamente el Gobierno vasco a través de empresas concesionarias del servicio, en el que diariamente comen en torno a 55.000 alumnos.

Desde que comenzó este conflicto y hasta la fecha, los más de 3.500 trabajadores del sector habían sido llamados a secundar nueve jornadas de huelga -las dos últimas el pasado mes de enero- en los comedores de gestión directa del departamento de Educación. Los representantes sindicales han reprochado al departamento de Educación que "siga sin asumir sus responsabilidades" en la negociación del convenio.

A su juicio, si el Gobierno vasco "quisiera", el conflicto se solucionaba ya que tiene poder para "exigir a las empresas concesionarias que se sienten con los sindicatos". Estas empresas, según han lamentado los sindicatos, "siguen sin querer escuchar" al colectivo de trabajadores. Según han criticado los representantes sindicales, tras las jornadas de huelga de enero no ha habido "una llamada oficial" para negociar ni "una oferta encima de la mesa".

Subida salarial del 5%

Los sindicatos, que han recordado que el colectivo lleva casi dos años "sin convenio", reclaman una subida salarial del 5% para lograr la equiparación con el personal laboral no docente de los centros, así como un aumento de jornada para hacer informes, una formación específica y una reducción del número de niños a cargo de cada monitor.

Los representantes sindicales han pedido disculpas por las molestias que puede generar a los usuarios de los comedores las nuevas convocatorias de huelga y han advertido de que la imposición de servicios mínimos en los centros puede ser "bastante arriesgada".

Según han argumentado, en los comedores hay niños con alergias alimentarias o enfermedades específicas que son atendidos por una monitora concreta para controlar la adecuada atención y las necesidades particulares de estos usuarios.

Con el establecimiento de servicios mínimos en anteriores convocatorias "ha habido rotación de monitoras" y se han producido "sucesos bastante serios" al haber sido atendidos niños con necesidades específicas por personal no conocedor de su enfermedad, según han asegurado.