«Pensamos en un terremoto»

El derrumbe de una casa abandonada en Abanto sobresaltó a los vecinos a primera hora de la mañana

J. G.ABANTO.
La excavadora reduce a escombros la vivienda que se vino abajo en mitad de la noche . ::
                             L. A. GÓMEZ/
La excavadora reduce a escombros la vivienda que se vino abajo en mitad de la noche . :: L. A. GÓMEZ

Uno de los mayores sustos de la jornada se lo llevaron Javier y su pareja. Ambos residen en el barrio de Putxeta, en Abanto, muy cerca de la estación de Renfe. Anoche se metieron a la cama en medio de un gran chaparrón. Sin embargo, nada hacía presagiar lo que sucedió en mitad de su sueño. A las siete y media, un terrible estruendo -el suelo «vibraba»- les sacó literalmente de la cama. «Por un momento he pensado que era un terremoto y se me han venido a la mente imágenes como las de Haití», relató el joven.

Pero el amenazante ruido que escucharon estos dos vecinos de la localidad de la zona minera tenía su origen, en realidad, en la caída de un muro de unos cuatro metros de altura, por otros cinco de ancho y 70 centímetros de grosor. La pared de mampostería pertenecía a una casa vecina que se encontraba abandonada desde hace varios años. Los cascotes quedaron esparcidos por la parcela perteneciente a los dos jóvenes y por un vial cercano, que tuvo que ser cortado.

Derribo por seguridad

«Al parecer, las fuertes lluvias se han filtrado por el tejado, que estaba muy deteriorado, y han hecho mella en el muro, que se ha acabado viniendo abajo», explicaba Javier, mientras respondía las preguntas de los policías locales y del arquitecto municipal. El experto determinó que el inmueble debía ser derribado porque constituía un peligro para los residentes.

Poco después de las doce y media de la mañana, una excavadora llegó al lugar y devoró en unos minutos la destartalada edificación, rematando lo que la fuerza de la lluvia había comenzado a hacer de madrugada. Muchos vecinos respiraron tranquilos. «Esa casa llevaba mucho tiempo así y había un riesgo evidente, sobre todo para los niños que juegan por aquí».