Foster diseñará la estación del Casco Viejo por 600.000 euros

El Gobierno vasco ha llegado a un acuerdo económico con el arquitecto para la obra más singular de la Línea 3 del metro

T. ABAJOBILBAO.
Foster diseñará la estación del Casco Viejo por 600.000 euros

El Departamento de Transportes del Gobierno vasco ha llegado a un acuerdo económico con el arquitecto Norman Foster para la redacción del proyecto de la nueva estación del Casco Viejo, punto de encuentro de la Línea 3 del metro con las dos que ya están en funcionamiento. El suburbano también enlaza aquí con Euskotren y próximamente lo hará con el tren al aeropuerto, lo que la convierte en uno de los grandes intercambiadores de transporte. Llevará la firma y el estilo del autor del metro de Bilbao, que cobrará 600.000 euros por este trabajo según ha podido saber este periódico.

La sociedad pública Euskal Trenbide Sarea tiene previsto aprobar el próximo viernes la contratación de Norman Foster, que también diseñará el resto de las estaciones de la Línea 3 salvo la de Matiko, que será remodelada. Lo que faltaba hasta ahora en el caso del Casco Viejo era un acuerdo económico, un asunto delicado en tiempos de crisis y recortes presupuestarios.

El Gobierno vasco ha intentado ajustar el precio al máximo, pero sin arriesgarse a perder a una firma que ha dejado huella en el metro de Bilbao. Quería evitar una nueva renuncia tras paralizar el proyecto de la nueva sede de Euskotren en Durango encargado a otra arquitecta de renombre internacional, Zaha Hadid.

Fuentes del Departamento consideran que la negociación con Foster, que se ha llevado a cabo de forma discreta en los últimos meses, ha dado como resultado «un precio muy bueno» para lo que se espera conseguir. La estación del Casco Viejo, además de su papel como intermodal, aspira a convertirse en un edificio singular por su ubicación y en la principal seña de identidad de la Línea 3, que ya está en construcción en el tramo más costoso y complicado, entre Etxebarri y Txurdinaga. Las obras del trazado hasta el Casco Viejo y Matiko también están adjudicadas y en el furgón de cola viajan las estaciones. Las de Matiko y San Antonio de Etxebarri están en proceso de licitación, mientras que Transportes espera sacar a concurso la del Casco Viejo en el segundo trimestre de este año.

El arquitecto británico ya tiene perfilado desde hace meses el diseño de la nueva estación, en el que ha trabajado en contacto con el Gobierno vasco y el Ayuntamiento. La idea que se baraja es derribar el edificio que da acceso a las paradas del metro y Euskotren para levantar una nueva construcción de carácter singular en la plazuela de San Nicolás. Las instalaciones, con un amplio vestíbulo, facilitarían la entrada de los viajeros al intercambiador de transporte. Además de las tres líneas de metro y las que ya están en servicio de Euskotren, en el futuro podrán coger en esta estación el tren directo al aeropuerto, que ya está dando su primer paso a través del túnel de Artxanda.