Rajoy aboga por «unificar» leyes para acabar con las diferencias autonómicas

El líder del PP cree que la descentralización del Estado ya está hecha y pide una armonización normativa que facilite la vida a los ciudadanos

CRISTIAN REINOBARCELONA.
Rajoy, con los dirigentes del PP catalán Alicia Sánchez Camacho y Alberto Fernández Díaz. ::
                             EFE/
Rajoy, con los dirigentes del PP catalán Alicia Sánchez Camacho y Alberto Fernández Díaz. :: EFE

«Creo más en armonizar las leyes del Estado que en hacer normas y más normas para diferenciarnos unos de otros». Mariano Rajoy ratificó ayer en Barcelona su rechazo a un desarrollo ulterior del Estado de las autonomías, que vive inmersa en una tensa espera de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña. El presidente del PP advirtió que, por el contrario, habría que dar el proceso de descentralización de la Administración por «cerrado».

«Mientras estamos trabajando para que haya leyes iguales en toda Europa, por ejemplo respecto al IVA, aquí se hacen 17 leyes distintas o más sobre la misma cuestión», reprochó en una entrevista en la radio pública catalana. El líder de la oposición -que viajó a Cataluña para clausurar la escuela de invierno que su partido ha organizado en esta comunidad, impregnada ya de un ambiente preelectoral- defendió que ha llegado el momento de «simplificar y unificar» las normas para evitar disfunciones.

Diálogo

Rajoy fue poco concreto sobre las leyes que a su juicio habría que «armonizar», pero puso algunos ejemplos aislados. Citó así el caso del ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, multado hace unos meses por cazar en una finca perteneciente a dos comunidades autónomas cuando sólo tenía permiso de caza en una de ellas. «No puede haber requisitos distintos en materia de transportes o de medio ambiente -añadió-, no puede ser que para abrir a un hotel le pidan a uno unas cosas y en la comunidad de al lado, otras».

Como prueba de que, «en lo sustancial, el Estado de las autonomías ya está hecho», el líder de la oposición subrayó que la mayor parte del gasto público está en mano de las comunidades. De cada 100 euros que gastan las administraciones, detalló, 20 ó 21 corresponden al Gobierno central, 13 ó 14 a los ayuntamientos y 36 ó 37 a las autonomías; el resto se destina a pensiones de la Seguridad Social. «Ahora lo que debe preocuparnos es el exceso de leyes, decretos y reales decretos que existen en todas partes y dificultan la labor de los ciudadanos», insistió.

Rajoy propuso abrir un diálogo sobre esta cuestión. «Hagámoslo hablando», dijo. Según él, quien sale perjudicado por la falta de armonización legal es el ciudadano. «No intentemos hacer normas y más normas para diferenciarnos -reclamó-; ahí no está la diferencia, la diferencia está en la eficacia de la gestión».

En territorio hostil, Rajoy defendió su postura respecto al Estatuto de Cataluña y afirmó haber hecho lo que debía cuando lo recurrió ante el Constitucional. Sin embargo, eludió abrir un rosario de críticas sobre su contenido o su tramitación y se limitó a garantizar que, llegado el momento, acatará la sentencia del máximo intérprete de la Carta Magna. «A partir de ahí, a mirar para adelante», zanjó.

Fotos

Vídeos