Egibar cree que su nombramiento cierra un "diseño político" que pretende difuminar "el hecho diferencial"

Insiste en que la designación de Munilla es "un intento de revisar posiciones y volver a cierta restauración eclesial"

EUROPA PRESSBILBAO

El portavoz del PNV en el Parlamento vasco, Joseba Egibar, ha asegurado hoy que, con el nombramiento de José Ignacio Munilla como nuevo obispo de San Sebastián se cierra una "operación" de "diseño político" que pretende difuminar "el hecho diferencial".

En declaraciones a Radio Euskadi, Egibar ha asegurado que sus críticas al nuevo obispo se debieron a su "conocida trayectoria" y declaraciones públicas, en las que "llegó a acusar" a quienes votaran "en determinada dirección" sobre la Ley del Aborto de "ser cómplices de asesinato" o habló de las "propiedades curativas" para sanar la homosexualidad.

No obstante, también ha considerado que existe "un esquema, un diseño político" tras "esta operación". En este sentido, se refirió al cambio de obispo en Baiona, "y determinados cambios en otras Diócesis que constituían eso que se llama Iglesia vasca".

"El que a la Diócesis guipuzcoana acceda Munilla, que también es guipuzcoano y euskaldun, con un 80 por ciento de los párrocos en contra de ese nombramiento, además de gente que colabora con la Iglesia, por lo menos es un hecho llamativo", ha proseguido.

A su juicio, "nadie accedería a la dirección de una empresa o una institución sabiendo que el 80 por ciento, de entrada, ya lo tienes en contra". Por otra parte, ha dicho percibir "un intento de difuminar la personalidad de la Diócesis de Guipúzcoa, el hecho diferencial", cuando el Concilio Vaticano II propugnaba la "gran descentralización" de la iglesia. "Esto es una marcha atrás".

Egibar ha insistido en que la designación de Munilla es "un intento de revisar posiciones y volver a cierta restauración eclesial", en el sentido de "volver al esquema piramidal de la Iglesia, de arriba a abajo".

Para el también presidente del (GBB) del PNV, "ha habido también una clave política" porque los anteriores obispos "se han enfrentado a un problema que veían en el ámbito territorial de su Diócesis, que es el de la paz".

"A partir de ese diseño político piensan cerrar la operación de ese diseño con este nombramiento en la Diócesis de Gipuzkoa y esta Iglesia está pagando el que hasta ahora hayan sido obispos, sin editorial nacionalista, pero sí muy pegados al pueblo, y también del pueblo", ha concluido

Fotos

Vídeos