«Es un derecho fundamental que hay que preservar»

Josep María Pintó es el 'padre' de la primera ordenanza municipal de España aprobada para combatir los malos olores. Este ingeniero catalán fue el principal asesor del Ayuntamiento barcelonés de Lliça de Vall, el primer Consistorio -y casi el único- en contar con una normativa que pone coto al hedor de fábricas, industrias químicas y depuradoras.

«Los ciudadanos tienen todo el derecho del mundo a vivir en un entorno sin malos olores. Es más, me atrevo a decir que se trata de un derecho fundamental que las instituciones deben proteger con energía», asegura el especialista, socio de Envirotec, empresa especializada en este sector.

A juicio de Pintó, la problemática de los olores va a experimentar un «auge imparable» en los próximos años. «Actualmente, la legislación está en mantillas; como sucedía hace 20 años con el ruido. Hoy nadie cuestiona que combatir la contaminación acústica es un asunto muy importante».

Por otra parte, el experto llama la atención sobre la diferencia entre el olor y la toxicidad. «Los poderes públicos persiguen las emisiones contaminantes y los olores no siempre van asociados a las chimeneas y a los humos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos