Rubalcaba y Ares sellarán el lunes la presencia de la Ertzaintza en Francia

Reunirán cinco años después a la Junta de Seguridad para permitir que agentes vascos trabajen en la comisaría de Hendaia

ÓSCAR B. DE OTÁLORABILBAO.
El consejero de interior, Rodolfo Ares, junto al presidente del Círculo de Empresarios Vascos, José Domingo Ampuero. ::                             MITXEL ATRIO/
El consejero de interior, Rodolfo Ares, junto al presidente del Círculo de Empresarios Vascos, José Domingo Ampuero. :: MITXEL ATRIO

El Ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el consejero Rodolfo Ares cerrarán el próximo lunes el acuerdo definitivo que permitirá a la Ertzaintza estar presente en la comisaría conjunta hispanofrancesa de Hendaia. Según ha podido saber EL CORREO el acuerdo se sellará en una reunión de la Junta de Seguridad que se celebrará en Vitoria e incluirá además en su orden del día convenios para mejorar la colaboración antiterrorista y el intercambio de información.

El acuerdo que se firmará en la capital alavesa supone que agentes de la Ertzaintza comiencen a trabajar de forma estable en la base policial de Hendaia que sirve de punto de enlace entre los cuerpos policiales españoles y franceses para el intercambio de información en cuestiones vinculadas con la delincuencia transfronteriza. En especial, contra el narcotráfico y la emigración ilegal. Este tipo de colaboración entre agentes autonómicos y policía gala cuenta ya con el precedente de la comisaría conjunta de Le Perthus, en la frontera entre Cataluña y Francia, donde los Mossos D'Esquadra están presentes desde hace siete años. El despliegue de la Ertzaintza en Francia no se refiere a los equipos conjuntos dedicados a la lucha antiterrorista y en los que las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE) colaboran con los distintos cuerpos policiales franceses. En este campo, la relación preferencial prevé el trabajo en suelo galo de la Policía y de la Guardia Civil, aunque en los últimos meses se han acelerado las reuniones para permitir un intercambio fluido de información así como encontrar fórmulas que permitan a la Policía vasca compartir investigaciones con las FSE en pesquisas que conduzcan a Francia a la hora de perseguir el terrorismo.

Nacionalistas y PSE

La presencia de la Ertzaintza en Francia ha sido una reclamación constante por las consejerías de Interior de los distintos gobiernos nacionalistas, pero también ha contado con el apoyo de partidos como el PSE ,que históricamente ha reclamado que se permita a la Policía vasca formar parte del acuerdo de Schengen que regula las formas de vigilancia que sustituyen a los controles aduaneros tras la supresión de fronteras dentro de la UE, en vigor desde 1996. Fue precisamente el último Gobierno de Felipe González el que dio un empujón definitivo a la posibilidad de que la Ertzaintza formase parte de este acuerdo europeo, al incluir a la Policía vasca dentro del listado que cuerpos que tienen acceso al Sistema Informático Schengen (SIS), el banco de datos europeo de información policial. En 1999 y 2002, los nacionalistas y el PSE unieron sus votos en la Cámara vasca para reclamar la participación activa de la Ertzaintza en los aspectos del Acuerdos de Schengen que quedaban por desarrollar, como las persecuciones en caliente o las vigilancias transfronterizas.

En este sentido, uno de los objetivos que se había planteado el consejero Rodolfo Ares tras acceder al Departamento de Interior era mostrar su compromiso con la implantación de la Ertzaintza en Francia. El consejero ya anunció en junio, al poco tiempo de llegar al cargo, que su intención era buscar una fórmula para que los agentes autonómicos pudieran trabajar en Francia junto con las FSE. Desde el Ministerio de Interior se mostró también la disposición a llegar a acuerdos en este sentido, de tal forma que se pudiera equiparar la labor de la Ertzaintza con la de los Mossos a la hora de perseguir los delitos transfronterizos.

Estos anuncios provocaron una fuerte polémica con los partidos nacionalistas y con los sindicatos del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). El PNV protestó por el hecho de que no se le hubiera concedido a la Policía vasca el permiso para estar presente en la comisaría de Hendaia mientras ellos gobernaban en Lakua. Las centrales policiales, por su parte, consideraron que era ilegal que la Ertzaintza pudiera desplegarse en Francia, puesto que las competencias sobre inmigración las ostenta el Cuerpo Nacional de Policía. Esta acusación fue rebatida por la propia consejería de Interior, que recordó los acuerdos ya existentes con los Mossos y que permiten a los cuerpos autonómicos estar presentes en Francia.

Ampliación de plantilla

La reunión prevista para el próximo lunes de la Junta de Seguridad -el órgano de mayor rango a la hora de coordinar los acuerdos policiales entre Madrid y Vitoria- supone retomar un órgano de encuentro entre administraciones que permanecía inactivo desde septiembre de 2004. La última reunión de este comité tuvo lugar entre el entonces ministro de Interior socialista José Antonio Alonso y su homólogo vasco Javier Balza. El objetivo del encuentro fue conceder a la Policía vasca una ampliación de quinientos agentes, con lo que la plantilla se situó en los actuales 8.000 agentes. Desde esa fecha no se había vuelto a celebrar ninguna reunión formal de la Junta de Seguridad, aunque las sesiones de trabajo conjuntas entre representantes del Ministerio y la Consejería para acelerar el intercambio de información antiterrorista y la colaboración policial se han intensificado.

Mientras tanto, el Congreso hará hoy oficial el adelanto en la edad de jubilación de la Ertzaintza, al aprobarse el capítulo de los Presupuestos que modifica la Ley de Seguridad Social. Este acuerdo, pactado entre Madrid y Vitoria en octubre, permitirá a 68 ertzainas jubilarse a partir del 1 de enero de 2010, a la edad de 60 años. Al final de esta legislatura, 220 agentes se encontrarán en esa situación.