«ETB está para todos y no sólo para los nacionalistas»

Alberto Surio apela a la normalidad institucional al confirmar en el Parlamento vasco la emisión del mensaje del Rey en ETB 2

MANU RUEDABILBAO.
Iñigo Iturrate saluda a Alberto Surio en presencia de la consejera Blanca Urgell, ayer en la comisión de control de EiTB. ::                             IOSU ONANDIA/
Iñigo Iturrate saluda a Alberto Surio en presencia de la consejera Blanca Urgell, ayer en la comisión de control de EiTB. :: IOSU ONANDIA

La televisión vasca «está para todos los ciudadanos y no sólo para quienes piensan en clave soberanista». Éste fue ayer uno de los argumentos empleados por el director general de EiTB, Alberto Surio, para justificar la emisión, por primera vez en la historia, del mensaje navideño del Rey por ETB 2. El Parlamentario del PNV Iñigo Iturrate interpretó esta decisión como una «imposición» de un nuevo «símbolo de esa 'normalidad democrática' que se pretende imponer en contra de la mayoría política y social» de Euskadi a través de un «festival de gestos huecos» del PSE y del PP. Disparidad de criterios.

La crítica de bajo perfil que el pasado domingo empleó el PNV ante la decisión oficiosa de la dirección de EiTB de retransmitir el mensaje del Rey, se tornó ayer en censura ácida durante la comparecencia de Surio ante la comisión de control del Parlamento vasco para responder, entre otras preguntas, a dos sobre esta emisión. Durante la sesión, se confirmó que la televisión autonómica programará el próximo jueves el discurso en ETB 2, pero no en ETB 1 ni ETB 3, ambas íntegramente en euskera. Así, será la primera vez desde la creación de la radiotelevisión pública vasca que se ofrecerá de manera íntegra el discurso del Monarca. Hasta la fecha, los directores generales del ente -siempre vinculados al PNV- habían optado por no hacerlo. Los extractos más interesantes se recogían en los informativos posteriores. Era el único canal público de España que no lo emitía. También se podía ver en las cuatro cadenas privadas generalistas.

El máximo responsable de la radiotelevisión pública vasca sostuvo que la decisión supone un «gesto de normalidad institucional y de respeto» que, además, responde a un pronunciamiento anterior del Parlamento vasco que instaba a la dirección del ente a emitir este mensaje. En este contexto, recordó que las autoridades de Guipúzcoa, de afiliación jeltzale, acuden, como muestra de cortesía, a los actos en los que participa Don Juan Carlos.

En su opinión, existe un punto de «desproporción y exageración» en las posiciones críticas de, sobre todo, partidos nacionalistas en contra de esta emisión, que, precisamente, utilizaron la no retransmisión del mensaje durante muchos años como un «símbolo de desafecto hacia el Estado». Interpelado sobre el «interés informativo» del discurso del Monarca como para ocupar ese espacio en ETB, respondió que «tanto empeño, revuelo y escándalo en que se hable de este tema» hacen pensar que sea así. En cualquier caso, recordó a quienes se oponen a esta decisión, que «nadie está obligado a ver el mensaje del Rey» esta Nochebuena.

El portavoz del PNV en la comisión de control, Iñigo Iturrate, dejó la mesura a un lado y se despachó a gusto. A su juicio, esta emisión «no añade pluralidad» a la oferta televisiva, sino que la «quita», ya que los vascos que quieren siempre han podido seguir el mensaje del Rey por cualquier otra cadena generalista.

Iturrate tiró de manual y, como habitualmente hace su partido, apeló a la uniformización de las políticas que, a su entender, aplican PSE y PP. Por ello, lamentó que «con el apoyo de ETB» vaya a convertirse a las televisiones del Estado en una especie de «canal único, con pensamiento único».

Descrédito de EiTB

Admitió que se trata de una decisión legítima pero, precisó, «que no pretenda disfrazar de respeto institucional». «Es un intento de añadir unos trazos más de pintura a ese cuadro deforme de la realidad» de Euskadi que pintan las formaciones constitucionalistas para seguir 'loapizando' este país», apuntó en referencia a la LOAPA.

El intento de descrédito la actual dirección de la televisión pública por parte del partido que lidera Iñigo Urkullu quedó en evidencia al emplear las coberturas realizadas sobre el aniversario del Estatuto de Gernika y el secuestro del 'Alakrana' para acusar a los responsables de EiTB de haber convertido el ente en «un instrumento al servicio del PSE y el PP».

Alberto Surio, por su parte, defendió la profesionalidad de la 'casa' en ambos casos y reprochó al PNV que trate de confundir a parte de la sociedad para hacerle creer que se está produciendo alguna «manipulación». Asimismo, tachó a los jeltzales de utilizar «consignas fáciles» para «desgastar a la dirección» de la radiotelevisión autonómica.