Francia da por desmantelado Irrintzi tras la confesión de su único activista

Stéphane Callou, un informático de 22 años, reconoce que actuaba en solitario con la ayuda de un par de allegados

FERNANDO ITURRIBARRÍA CORRESPONSALPARÍS.

Las autoridades francesas dan por desmantelado Irrintzi tras la confesión prestada a la policía antiterrorista por el principal responsable y a menudo único activista del grupúsculo. Stéphane Callou, un informático de 22 años simpatizante de la causa vasca, actuaba por su cuenta con la ayuda de un par de allegados, según las constataciones de los investigadores.

Callou fue detenido a las 6 de la mañana del pasado jueves en Avon, localidad del departamento de Sena y Marne situada a 70 kilómetros al sur de París. El arresto culminaba una investigación que había iniciado el servicio de inteligencia de la Prefectura de Policía de París en los círculos simpatizantes con ETA en la capital francesa.

Según Askatasuna, que denunció a última hora del jueves la operación policial, Stéphane Callou «es miembro desde alrededor de hace un año del Comité de Apoyo a los Presos Vascos de París».

Las pesquisas condujeron a identificar en octubre la presencia del teléfono móvil del sospechoso en los escenarios de algunos de los atentados en el momento en el que se producían. Los agentes consiguieron sus huellas de ADN en un vaso que acababa de utilizar en un bar que coincidían con las recogidas en una bomba sin estallar.

Las conclusiones fueron transmitidas a la sección antiterrorista de la brigada criminal de la Prefectura de Policía y a la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de la Policía Judicial. En la sede de este último cuerpo en Levallois-Perret, municipio limítrofe con París, el detenido ha reconocido los hechos imputados durante los interrogatorios a los que es sometido.

Callou ha confesado que creó Irrintzi en 2005 y que actuó casi siempre en solitario, según fuentes judiciales. También ha declarado que Lionel Labeyrie, un amigo detenido el jueves en Biarritz, le había ayudado de vez en cuando y había participado en los hechos de forma ocasional.

En el registro de una vivienda de Soustons (Las Landas), propiedad de un familiar, se intervino el arsenal de Irrintzi. Estaba formado por dos carabinas del calibre 22 Long Rifle, una escopeta de postas, dos fusiles, una pistola y un revólver además de munición.

Labeyrie y Sébastien Callou, arrestado simultáneamente en Anglet, fueron trasladados el jueves por la noche a París en avión. Estaba previsto que la compañera de Stéphane Callou y su tío -padre de Sébastien-, quedaran en libertad sin cargos tras prestar declaración en calidad de testigos.

Los tres jóvenes detenidos, todos ellos de 22 años de edad, serán puestos a disposición judicial el domingo o el lunes próximos. Esa comparecencia clausurará una serie de una treintena larga de atentados incruentos en el País Vasco y Las Landas, casi siempre durante las vacaciones escolares, contra intereses, inmobiliarios y también políticos, como el domicilio de Michèle Alliot-Marie o sedes del Partido Socialista francés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos