El Bellas Artes apuesta por los artistas vascos para 2010

Schommer, Lazkano y Balenciaga protagonizarán un año en el que el presupuesto bajará un 12%

IÑAKI ESTEBANBILBAO
El Bellas Artes apuesta por los artistas vascos para 2010

Tener a Sorolla y al joven Murillo en el Museo de Bellas Artes de Bilbao en el mismo año ha sido algo excepcional, dos oportunidades que vinieron del ofrecimiento del patrocinador de la muestra del pintor valenciano y de la finalización de un trabajo de mucho tiempo sobre el sevillano, según explicó ayer su director, Javier Viar. El programa para 2010 no tendrá esos nombres de relumbrón, pero sí otros más cercanos, los de artistas vascos como Alberto Schommer, Jesús Mari Lazkano y el modisto Cristóbal Balenciaga, todos ellos de alcance internacional. A ellos se sumará Tomás Acillona, un fotógrafo vizcaíno de los años veinte, y una muestra dedicada a la figura del toro, con obras que van desde la Edad del Bronce hasta Goya, Picasso y Barceló.

El próximo año será también el del recorte presupuestario, ya que las instituciones aportarán un 12% menos que el año anterior, mientras que los patronos privados mantendrán sus apoyos. El dinero del Ayuntamiento de Bilbao, de la Diputación vizcaína y del Gobierno vasco representa algo más que la mitad del presupuesto del museo, cifrado para 2010 en 8.600.000 euros, y la reducción afectará al gasto corriente y a las inversiones, no a las actividades museísticas.

Viar clarificó en este sentido que la rotunda apuesta por el arte vasco no viene de la necesidad de programar con menores costes, pues todas las muestras estaban pensadas con anterioridad, y además en este capítulo habrá el mismo dinero. Y también cree que la ausencia de los 'sorollas' y los 'murillos' limiten el número visitantes, 200.000 para 2010 según sus cálculos, y algunos más para este año que acaba.

«Nuestro deseo es estabilizarnos en esa cifra, que es lo que marca la tendencia de las temporadas pasadas. La celebración del centenario en 2008 nos vino muy bien para que el museo se conociera mejor, algo que nos hacía mucha falta, y gracias a ese impulso pudimos pasar de 150.000 a esos 200.000 visitantes».

Hasta el 17 de enero de 2010 aún se podrá ver la muestra sobre el joven Murillo. En febrero se abrirá la retrospectiva sobre Schommer, un fotógrafo que ha pisado la calle y el estudio, que se ha dedicado al retrato político y al psicológico, y que ha estado siempre en contacto con el arte del momento.

Balenciaga será el protagonista de la siguiente muestra, con los vestidos que ha depositado el Gobierno vasco para su conservación en el museo y las prendas de dos colecciones privadas. La muestra sobre el toro se sumará al centenario del Club Cocherito de Bilbao, y Lazkano presentará una obra sorprendente, unos juegos pictóricos que tienen a la propia pinacoteca como motivo de inspiración.