El Marqués de Portago, el gran pionero

I. BARCIABILBAO.
El Marqués de Portago, el gran pionero

Su nombre y su historia salieron a la luz tras años de olvido con el fichaje de Fernando Alonso por Ferrari. No en vano, había sido el único español hasta ahora en pilotar para la escudería italiana. Pero Alfonso Antonio Vicente Eduardo Ángel Blas Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Leighton Carvajal y Are, XVII Marqués de Portago, XIII Conde de la Mejorada y Grande de España, más conocido como el marqués de Portago o 'Fon' Portago para los amigos, es uno de los grandes pioneros del deporte español.

Y es que en su apasionante vida practicó casi todas las especialidades que uno pueda imaginar, y con notables resultados. Por ejemplo, logró el título de mejor jockey amateur en Francia, donde ganó más de 100 carreras en tres años, además de correr dos veces en el Grand National. Destacó en aviación deportiva, hasta que le fue retirada la licencia por sobrevolar el Támesis y pasar bajo el puente de Londres. Eso sí, ganó los 500 dólares que había apostado... Se convirtió en piloto oficial de Ferrari, con el que logró un podio antes de encontrar la muerte en 1957. Y también destacó en skeleton y bobsleigh, especialidad en la que logró la que hasta ahora es la única medalla mundialista de España.

Su llegada al deporte de hielo fue de casualidad, a través de las carreras de trineos de Suiza. Primero probó el skeleton, con cierto éxito, y después decidió crear dos equipos españoles de bobsleigh, uno de cuatro y otro de dos, para poder participar en los Juegos Olímpicos de Cortina d'Ampezzo de 1956. Para completar ambas formaciones echó mano de familiares y amistades, y fue su primo hermano Vicente Sartorius Cabeza de Vaca (el padre de Isabel Sartorius) quien formó una pareja que rozó el podio, al quedar cuartos con el 'España II'. Tan sólo quince centésimas les separaron del equipo suizo, en lo que hubiera sido una medalla olímpica para la historia.

Un año más tarde, Portago y Luis Muñoz sí que subieron al podio en el Mundial de Saint Moritz de 1957. Fue toda una hazaña para el deporte español, pero desgraciadamente el Marqués de Portago falleció meses después a causa de su accidente.

Después hubo intentos para aprovechar su impulso, pero sin éxito. Y con una nota trágica en el camino. Fue en 1971, cuando uno de los miembros del equipo que participaba en los entrenamientos de cara al Mundial de Cervinia (Italia), Luis López Solanas, falleció al salirse el trineo en una curva y volar 50 metros hasta chocarse contra un árbol.

Fotos

Vídeos