El avión que llevaba de vuelta a Haidar no ha despegado porque Marruecos no autoriza el aterrizaje

La activista saharaui ha abandonado la huelga de hambre y se disponía a regresar a El Aaiún en un avión medicalizado

AGENCIASLANZAROTE
El avión que llevaba de vuelta a Haidar no ha despegado porque Marruecos no autoriza el aterrizaje

La activista saharaui Aminatu Haidar, que abandonaba esta tarde la huelga de hambre que ha mantenido desde hace diecinueve días en el aeropuerto de Lanzarote, se disponía a volver a El Aaiún en un avión medilacalizado, acompañada por un médico, su abogada y el jefe de gabinete del ministro de Exteriores, Agustín Santos. Pero el aparato no ha podido despegar aún del aeropuerto de Lanzarote porque las autoridades marroquíes no le autorizan el aterrizaje.

Según fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores, Marruecos había dado su autorización al vuelo que iba a transportar a Haidar hasta la capital de Sahara Occidental, pero una "contraorden" ha paralizado el despegue de la aeronave. Exteriores había logrado que las autoridades marroquíes concedieran "permiso de sobrevuelo" para que Haidar pudiera regresar a El Aaiún con un "salvoconducto", puesto que su pasaporte fue requisado antes de ser expulsada a Lanzarote el pasado 14 de noviembre, pero ahora todo ha quedado en suspenso.

En torno a las 18:40 horas (local) Haidar salía en silla de ruedas de la oficina del aeropuerto en la que ha pernoctado durante todas estas noches y subía por su propio pie en una ambulancia de AENA en la que le acompañaba el médico Martín de Guzmán, el director del Hospital Insular de Lanzarote que ha seguido su estado de salud durante estas semanas. La ambulancia se dirigía a la pista del aeropuerto de Guacimeta, donde le esperaba un avión medicalizado para llevarla de regreso a El Aaiún, un despegue que aún no se ha podido realizar y no sé sabe si podrá emprender el vuelo.

La activista saharaui fue detenida el pasado día 13 de noviembre por la gendarmería marroquí al llegar a El Aaiún en un vuelo procedente de Gran Canaria, tras recoger un premio en Estados Unidos. Al día siguiente fue devuelta a España en un vuelo que aterrizó en Lanzarote y a las 0.00 horas del día 16, tras no conseguir volver a la capital del Sáhara Occidental, inició una huelga de hambre con esa intención.