Investigan a siete jugadores por apuestas sospechosas en el partido Las Palmas-Rayo

La UEFA ve indicios de delito en las eventuales apuestas de diversos jugadores en el partido disputado el 13 de junio en el estadio Insular

T. GONZÁLEZ MADRID.

La UEFA destapó el pasado 11 de octubre «la corrupción existente en el fútbol europeo». Una trama que detectó apuestas ilegales en cuarenta partidos de competiciones nacionales y europeas durante los últimos cuatro años. Uno de los encuentros afectados pertenecía al fútbol español: el duelo entre Las Palmas y el Rayo Vallecano, disputado el pasado 13 de junio. El enfrentamiento finalizó con empate sin goles, un buen resultado para ambos clubes. El equipo canario se salvaba del descenso si conseguía un punto. El madrileño se conformaba con no perder y no recibir ni un solo gol, porque Cobeño aspiraba todavía al trofeo Zamora.

Los aficionados presentes en el estadio silbaron a los futbolistas, con cánticos de «tongo». El árbitro no tuvo que mostrar ni una cartulina amarilla. Cuatro meses después de la sospechosa igualada, la UEFA remitió a la Federación Española un informe que concretaba las anomalías detectadas en las apuestas relativas a ese partido de Segunda. Extrañó el anormal aumento de dinero invertido sobre ese encuentro en el sur de Madrid.

El expediente del máximo organismo del fútbol continental concretaba que varios jugadores presuntamente apostaron por ese partido. Fuentes cercanas al caso señalaron que, incluso, algunos de ellos acudieron personalmente a las casas de apuestas y fueron conocidos por otras personas.

El Sistema de Alertas de la UEFA detectó las irregularidades al constatar el ilógico crecimiento de las apuestas para un encuentro de Segunda. Hubo varias reuniones con la Federación. El órgano presidido por Platini envió el dossier definitivo con los últimos avances en la investigación y con los nombres de los acusados. Competición abrió de inmediato expediente a los siete jugadores implicados (Javier López Vallejo, Francisco Javier Suárez Lizano, Mario Gómez Atanet, Juan Carlos Ceballos Pinto, Raúl Lucha Hurtado, Francisco Medina Luna y Javier Monteys Verdaguer) y trasladó el caso al fiscal general del Estado, ante la posibilidad de que se haya cometido un delito penal.

Sin tipificar

El problema con el que se encontrará la Fiscalía es que la adulteración del resultado de un partido, la «venta» de un encuentro, todavía no es delito en España. La Liga de Fútbol Profesional ha pedido su inclusión en el Código Penal, mientras el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, trabaja para añadir este importante capítulo en una nueva ley antifraude.

Dado que estos estos delitos no se encuentran tipificados, el ministerio público podría devolver el caso a Competición para que aplique una sanción deportiva. El Comité expuso a este periódico que el reglamento de la Federación sí encontraría argumentos para castigar estas irregularidades, dada la estafa cometida por personas con licencia federativa.