¿Qué futuro aguarda a 'Willy' y Raageggesey?

El juez Pedraz comunicó los cargos a los piratas, que serán juzgados en dos semanas

JAVIER MUÑOZBILBAO
Los dos piratas somalíes, tras ser trasladados a España. / EFE/
Los dos piratas somalíes, tras ser trasladados a España. / EFE

¿Qué deparará el futuro a 'Abdu Willy' y Raageggesey, los dos piratas somalíes encarcelados en España? Los jueces y fiscales de la Audiencia Nacional no se atrevieron ayer a responder esa pregunta ni efectuaron comentarios sobre un supuesto compromiso de la Justicia española para que los bandidos sean entregados a las autoridades somalíes en cuanto sean juzgados. Lo cierto es que apenas unos minutos después de que el instructor Santiago Pedraz diera por concluido el sumario y comunicara los cargos a los bandidos, se produjo el anuncio oficial de la liberación del 'Alakrana'. Sin embargo, en medios judiciales indicaron que, una vez que la tripulación está sana y salva «se abre un escenario diferente».

Pedraz, que ha llevado el caso a contrarreloj, remitió el procedimiento a la Sala de lo Penal, tal y como había pedido la Fiscalía. El siguiente paso será la celebración de la vista oral contra 'Abdu Willy' y Raageggesey antes de dos semanas. Ambos han sido acusados de 36 delitos de detención ilegal y uno de robo con violencia y uso de armas, cargos que podrían acarrearles más de doscientos años de prisión. Según la Policía, Raageggesey mantuvo una conversación telefónica desde la cárcel con uno de los compinches que se encontraba en Somalia. «Nuestra libertad está en vuestras manos», afirmó, tal y como consta en las actuaciones.

No obstante, Pedraz ha concedido escaso valor a tal declaración y no ha acusado a los detenidos de asociación ilícita, lo que deja abierta la posibilidad de que la Sala de lo Penal les imponga finalmente una pena inferior a seis años y puedan ser expulsados de España con arreglo a la Ley de Extranjería. Tanto el instructor como el fiscal consideran que no está clara la identidad del interlocutor de Raageggesey. Y piensan que las frases que ambos cruzaron no acreditan la participación de éste en el apresamiento del atunero.

En silencio

Ajeno a tales reflexiones, el padre del pirata, Sheikh Abdi expresó su satisfacción por la liberación del 'Alakrana' e hizo votos para que «las autoridades españolas liberen a nuestros muchachos». «Quiero ver a mi hijo pronto», declaró desde el puerto de Harardhere, donde tiene su base el grupo pirata que ha retenido el pesquero.

De todos modos, para que la Sala de lo Penal dicte unas condenas reducidas debe rebajar las incriminaciones, algo que ha planteado la defensa, pero que el ministerio público no está dispuesto a solicitar porque lo considera un fraude. Los magistrados del tribunal se mantienen en silencio. Sobre el papel, la instrucción podría ser rechazada al haber sido concluida a toda velocidad. Y una eventual entrega a Somalia también podría ser objeto de críticas, puesto que ese país no ofrece garantías y no existe ningún acuerdo para que las condenas impuestas en España sean realmente cumplidas.

El fiscal no se pronunció ayer sobre esta cuestión. En apenas quince minutos, 'Abdu Willy' y Raageggesey escucharon al juez Pedraz y negaron las acusaciones, mientras que el abogado del primero, Francisco Javier Díez Aparicio, pidió una última diligencia: que se compruebe si los piratas fueron trasladados a un barco de guerra francés antes de que los condujeran a España, pues en tal caso las detenciones habrían sido ilegales e involucrarían a la Justicia francesa.

Según Díez Aparicio, de confirmarse tal irregularidad podría dar al traste con el procedimiento. Sin embargo, el letrado dejó claro que no recurrirá los procesamientos e indicó que una eventual puesta en libertad de los piratas no tendría por qué paralizar el proceso ni influir en el juicio de la Sala de lo Penal. «Nosotros -subrayó- hemos proporcionado todas las herramientas para que la Justicia funcione con celeridad».

El abogado negó retóricamente que exista un acuerdo para repatriar a los somalíes, que es la hipótesis que planea sobre la Audiencia Nacional. En cualquier caso, Santiago Pedraz mantiene abierta la causa general sobre el secuestro del 'Alakrana' y no descarta proponer a los marineros y al armador del atunero que se personen en el procedimiento, una medida que no se había adoptado hasta ahora para no dificultar las negociaciones. El magistrado expresó ayer su «satisfacción personal» por el desenlace feliz del secuestro. «Es una maravilla -declaró-. Me parece una noticia de lo mejor que podemos tener». j.munoz@diario-elcorreo.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos