El puente de Deusto se viste de plata

La nueva barandilla que se construye en un taller de Bolueta es una réplica de la original de Bastida, aunque destierra el color verde e introduce iluminación en el pasamanos

TERESA ABAJO |BILBAO
La nueva barandilla ya se ha colocado aguas arriba, a la sombra de la Torre Iberdrola. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JORDI ALEMANY/
La nueva barandilla ya se ha colocado aguas arriba, a la sombra de la Torre Iberdrola. / REPORTAJE FOTOGRÁFICO: JORDI ALEMANY

Los rosetones, en una caja de cartón. El pasamanos descansa en otro rincón del taller cuidadosamente desmontado, cerca de las columnas y de la bancada donde se va ensamblando la barandilla. Todo resulta familiar, aunque desde aquí no se ve la Universidad ni el rascacielos que crece en Abandoibarra. Esto no es el puente de Deusto sino una nave industrial de Bolueta, pero la reconstrucción mantiene el sello inconfundible de Ricardo Bastida. Cuando finalicen las obras y la balaustrada vuelva a ocupar su lugar, los ciudadanos sólo notarán que ha cambiado de color, del verde al plateado, y que tiene más luz.

La barandilla era el elemento más deteriorado del viaducto, cuya reforma integral está permitiendo a los ciudadanos asistir a imágenes insólitas. El puente solitario, sin coches ni peatones, durante el pasado mes de agosto, mientras se reparaban los engranajes de más difícil acceso. Y ahora le falta una de sus señas de identidad en el lado más próximo al Euskalduna, aguas abajo. En verano se colocó una barandilla provisional para proteger a los peatones mientras se hace «una réplica exacta» de la original. Además de los desconchones que se apreciaban a simple vista, los daños afectaban al sistema de anclaje.

Como en Abandoibarra

El Ayuntamiento pensó incluso en un cambio radical, pero ninguno de los diseños que se pusieron sobre la mesa le sentaba bien a este clásico bilbaíno. Finalmente, se ha optado por hacer moldes para reconstruir las columnas, los marcos, el pasamanos y los elementos de sujeción. También se han hecho réplicas del 70% de los característicos rosetones, marchitos por el paso del tiempo. En cambio, se ha conservado «una parte de las celosías interiores», explican responsables del área de Obras y Servicios.

A las piezas originales «se les aplica un chorro de arena para descubrir el metal y sanearlo». Luego se recubren de un material antioxidante y tres capas de pintura. ¿Por qué de color plateado? «Para dar armonía al conjunto del vano móvil», apuntan las mismas fuentes. Al ser un tono similar al de la piedra, «subraya el valor arquitectónico de los pilares donde se aloja la maquinaria del puente» y se integra con los elementos metálicos. Además, combina mejor que el verde, color tradicional en otros puentes como el del Ayuntamiento, con el nuevo pavimento del tramo móvil. Se utilizará un material especial, «a base de resinas y áridos», con un tono rosáceo como el de las zonas peatonales de Abandoibarra, aunque en principio se pensó en darle un acabado similar a la madera.

La nueva barandilla ya se ha colocado aguas arriba, a la sombra de la Torre Iberdrola. A este lado del puente se han renovado las aceras y se espera empezar a pavimentar la próxima semana. El objetivo es que el tramo móvil presente a los bilbaínos su nueva imagen a principios de 2010 o, si las condiciones meteorológicas lo permiten, en plenas navidades. Para crear un ambiente «más cálido», el pasamanos estará lleno de leds que reforzarán la iluminación de las aceras.

Así se completará el rompecabezas en el que se ha convertido la balaustrada. Una vez recuperada pieza por pieza, se monta por completo sobre una bancada para evitar sorpresas, porque «todos los módulos son diferentes. Se nota la mano del artesano», afirma Alejandro Diaux, responsable de Talleres La Casilla, que ejecuta el proyecto diseñado por Idom. Cada elemento, por pequeño que sea, va etiquetado y numerado para volver a ocupar su lugar. Después, continuarán las obras en el puente con la iluminación ornamental y la puesta a punto de la maquinaria de apertura, para las grandes celebraciones de la ciudad. t.abajo@diario-elcorreo.com

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos