«No somos peligrosos»

Rammstein escenifica hoy en un BEC abarrotado su censurado nuevo disco

JOSU OLARTEBILBAO
Hoy estarán firmando su último CD en la Fnac de Bilbao entre las 17 y las 19 horas./
Hoy estarán firmando su último CD en la Fnac de Bilbao entre las 17 y las 19 horas.

Como un pánzer alemán, avanza conquistando ciudades Rammstein, en la gira que marca su esperado regreso tras cuatro años. Al igual que en Lisboa, Madrid y Barcelona, las entradas para la cuarta parada de su periplo europeo también se agotaron hace semanas, ratificando su estatus como la mayor banda europea del firmamento metálico. Una posición ganada durante la ultima década a partir de la dureza pétrea de sus canciones y el espíritu provocador de sus obsesivas y enfermizas letras, dramatizadas con la aparatosa y pirotécnica parafernalia escénica que esta noche desplegarán en el BEC, con los noruegos y también teatrales Combichrist de teloneros. Además, entre las 17 y las 19 horas estarán firmando su último CD en la Fnac de Bilbao-.

En un escenario postindustrial, el sexteto berlinés recrea su nuevo álbum, 'Liebe ist für alle da' ('El amor está ahí para todos'). «Es lo más radical, directo y heavy que hemos hecho», asegura Richard Z Kruspe, que en directo exhibe estética de oficial nazi tocando la guitarra en la banda que lidera el gigante Till Lindemann.

Censurados

Rammstein ha logrado un nuevo golpe de efecto con su sexta entrega. La portada muestra a la banda en un siniestro bodegón mutilando a una mujer desnuda. Y entre las canciones figuran cortes como 'Pussy', promocionado con un vídeo porno y escenificado con un micro fálico que lanza espuma a modo de esperma; 'Wiener But', inspirado en el caso del padre austriaco que mantuvo encerrada y violó durante más de veinte años a su hija, o 'Ich tue Dir Weh', cuyo contenido sadomasoquista ha provocado la censura del disco por parte de la Oficina Federal para el Control de Información Perjudicial para los Jóvenes.

Que el álbum no pueda ser comprado en Alemania por menores de edad ni publicitado en medios de comunicación le parece al guitarrista «una decisión tan absurda que te dan ganas de reír. Que salgo azotando a una mujer en el trasero... que en el vídeo se folla sin protección... es ridículo. Con las razones que han dado deberían prohibir el 50% de la películas. Lo gracioso es que no entienden que lo único que logran en darnos más publicidad. En dos semanas el vídeo de 'Pussy' lo vieron en Internet 12 millones de personas».

Pero siempre han sido calificados de amorales, decadentes o filonazis. Kruspe, que se declara de izquierda y «opuesto al fanatismo y el militarismo», reconoce la estudiada ambigüedad de la banda, pero asegura que no buscan la provocación per se. «Es un ingrediente más, como el humor, el fuego o el espectáculo, para que todo sea más divertido. No se puede controlar el impacto de las cosas, la provocación surge de la química que se produce cuando estamos juntos. Por separado no somos nada peligrosos y tampoco lo somos como banda (risas)».

Asegura que las críticas se deben a su origen germánico: «Los alemanes aún tenemos un peso que arrastrar por el hecho de serlo. Cuando empezamos nos dimos cuenta de que nuestro país no estaba preparado para una banda tan alemana como nosotros. Ha mejorado, pero aún no lo está del todo. No hay que olvidar el pasado, pero la historia la reescribe sobre todo el cine, y en las películas seguimos siendo los malos o los nazis, así que supongo que nos toca ser los chicos malos».

Fotos

Vídeos