Artxanda se pone a cubierto

La pista de patinaje del parque estrena un techo de madera que permitirá darle uso durante todo el año

GUILLERMO ELEJABEITIABILBAO
Está rematada por una claraboya de metacrilato traslúcido que permite aprovechar al máximo la luz solar. / FOTOS: PEDRO URRESTI/
Está rematada por una claraboya de metacrilato traslúcido que permite aprovechar al máximo la luz solar. / FOTOS: PEDRO URRESTI

El parque de Artxanda luce desde ayer un aspecto remozado, que permitirá incrementar el uso de uno de los espacios de ocio más frecuentados por los bilbaínos. La principal novedad de las obras de reforma acometidas es la instalación de una cubierta de madera sobre la pista de patinaje, que hará posible su aprovechamiento en cualquier época del año. El presupuesto total de esta intervención ronda los 760.000 euros e incluye una mejora de los accesos, la renovación de la red de caminos peatonales y el soterramiento de los contenedores de basura.

Las obras, que se han prolongado durante cuatro meses, han venido a completar un proceso de renovación que el parque había emprendido hace ya dos años con la rehabilitación de algunas zonas peatonales. El dinero del Fondo Estatal de Inversión Local ha servido para mejorar y ampliar aquella intervención y dejar uno de los pulmones verdes de la ciudad en perfecto estado de revista.

La pista de patinaje, que había sido uno de los mayores atractivos del parque desde que se construyera a principios de siglo, se encontraba en un estado de deterioro y desuso preocupante. Con la instalación de una techumbre de madera sobre sus 1.000 metros cuadrados de extensión, el recinto recupera su valor y se convierte en un espacio polivalente que podrá alojar campeonatos deportivos, eventos culturales, ferias o exposiciones con independencia de las condiciones meteorológicas. La nueva cubierta está rematada por una claraboya de metacrilato traslúcido que permite aprovechar al máximo la luz solar. También se ha construido un camino de acceso a la pista acondicionado para el tráfico rodado.

El área de Obras y Servicios ha aprovechado esta actuación para introducir importantes mejoras en los 112.000 metros cuadrados de zonas verdes que constituyen el parque. La red de caminos peatonales ha sido mejorada y ampliada. Se han reconstruido los muros que bordean la zona entre la carretera de San Roque y la de Artxanda, se ha plantado nuevo césped y los contenedores de basura han sido soterrados.

Paisaje más limpio

Además, el recinto cuenta desde ayer con dos nuevos accesos y las escaleras superiores se han completado con barandillas de protección. El objetivo, ofrecer un paisaje más limpio y cómodo a los muchos bilbaínos que buscan en Artxanda un espacio de ocio al aire libre. El alcalde, Iñaki Azkuna, se dio ayer un paseo por la zona para comprobar con sus propios ojos las mejoras realizadas en el parque, en las que se han invertido 760.000 euros de los más de 62 millones que el 'Plan E' destinó a Bilbao.