Euskadi-Valencia, 4 horas en AVE

Fomento diseña la primera gran línea que no pasa por Madrid apta para viajeros y mercancías

AITOR ALONSOZARAGOZA
Los presidentes Sanz, Revilla, Iglesias y el lehendakari, ayer con el ministro Blanco en Zaragoza. / J. BERNÁRDEZ/
Los presidentes Sanz, Revilla, Iglesias y el lehendakari, ayer con el ministro Blanco en Zaragoza. / J. BERNÁRDEZ

Lo hizo sin avanzar la fecha de terminación ni detallar su coste, pero el Ministerio de Fomento dio ayer alas al sueño de viajar entre Euskadi y el Mediterráneo en menos de cuatro horas cómodamente en un tren de alta velocidad, sin retrasos ni las incomodidades de los autobuses, los coches o los aviones. El Gobierno de España se comprometió a dar forma a lo largo de la próxima década al llamado corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo de alta velocidad, del que formará parte la 'Y' ferroviaria vasca y al que se sumarán, por tanto, las tres capitales de la comunidad, que estarán así más cerca de Valencia y toda la costa levantina.

Fue un compromiso de primer nivel, habida cuenta de la solemnidad que se imprimió al acto organizado por Fomento en el punto central del futuro corredor, la ciudad de Zaragoza. El ministro José Blanco estuvo acompañado por representantes de las siete autonomías que atravesará la línea: cuatro presidentes -el lehendakari, Patxi López, además del navarro Miguel Sanz, el cántabro Miguel Ángel Revilla y el anfitrión aragonés Marcelino Iglesias- y tres delegaciones de los ejecutivos de Castilla y León, La Rioja y la Comunidad Valenciana; además de alcaldes, empresarios y otros agentes con peso en el sector ferroviario nacional. La delegación vasca fue nutrida, con la presencia del delegado del Gobierno en Euskadi, Mikel Cabieces; el consejero de Transportes, Iñaki Arriola; y los presidentes de las autoridades portuarias de Bilbao y Pasajes, José Ramón de la Fuente y Miguel Buen, respectivamente.

El ministro presentó ayer los resultados del estudio funcional del corredor -la fase preliminar de diseño de la línea-, que revelaron las dos características que hacen de este eje un proyecto especial. De un lado, porque será el primer gran corredor de alta velocidad ferroviaria que se ejecuta en España de forma transversal, sin pasar por Madrid, lo que rompe la «centralidad» a la que tiende históricamente la red de infraestructuras terrestres de la Península.

En segundo lugar, y sin duda con mayor importancia, será un eje singular porque se ha previsto en todo su desarrollo como una vía de altas prestaciones apta para el tráfico no sólo de pasajeros, sino también de trenes de mercancías. Es este detalle el que aporta un extraordinario valor añadido a la línea, como se encargaron de enfatizar ayer prácticamente los siete representantes autonómicos que tomaron la palabra en la presentación pública del corredor.

El AVE Cantábrico-Mediterráneo no sólo conectará a «12 millones de personas», subrayó Blanco. También colocará un 'puente' rápido y eficiente entre los principales puertos de ambas costas, puerta de entrada y salida de la mayor parte de la carga que recibe o se envía desde España por vía marítima. Las instalaciones de Bilbao, Santander y Pasajes -en el Cantábrico-; y Valencia, Sagunto y Castellón -en el Mediterráneo- estarán unidas por una vía de alta velocidad apta para el intercambio de mercancías. De igual modo, conectará las zonas logísticas que se han ido desplegando por todo el litoral, el valle del Ebro y Euskadi; y permitirá que las mercancías salgan a Europa a través de Irún o, en el futuro, de la travesía central del Pirineo, en Huesca, un proyecto poco avanzado pero que Aragón reclama con insistencia.

Escasa definición

En materia de pasajeros, las ventajas son evidentes. Los vascos con apartamento en Levante podrán madrugar en Bilbao y estar en Valencia para el mediodía. Y es que no se tardará ni cuatro horas. Los viajes intermedios se cubrirán en un suspiro: 30 minutos de Vitoria a Logroño; y entre una hora y cuarto y una hora y 45 minutos para llegar a Zaragoza, en función de que el punto de partida sea la capital alavesa o Bilbao. El corredor contempla, a su vez, un ramal de Zaragoza a Pamplona, y de ahí a San Sebastián.

De momento, todo parece muy lejano. Fomento se cuidó mucho de aportar ayer plazos de terminación, aunque el corredor está incluido como proyecto prioritario dentro del plan de infraestructuras que finaliza en 2020, lo que da una pista. Entre todos los tramos que lo componen, la 'Y' vasca es el más avanzado, dado que ya está en obras. Entre Santander y Bilbao no se ha seleccionado siquiera el trazado. El corredor navarro y riojano se está diseñando, mientras que de Zaragoza hacia Valencia apenas hay nada aún. Se requiere, por tanto, paciencia. a.alonso@diario-elcorreo.com

Fotos

Vídeos