El 'número dos' de Economía apuesta por mantener los estímulos fiscales

José Manuel Campa Augura crecimientos intertrimestrales positivos de la economía española a partir de la segunda parte del año próximo

VASCO PRESSBILBAO
El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, momentos antes de iniciar su conferencia en Bilbao. /Luis Ángel Gómez/
El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, momentos antes de iniciar su conferencia en Bilbao. /Luis Ángel Gómez

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha señalado en Bilbao que aún "no ha llegado el momento" de retirar los estímulos fiscales y los apoyos al sector financiero mundial, aunque sí ha reconocido que sí ha llegado la hora de "hablar de cómo se irán retirando". En el transcurso de una conferencia dictada a invitación de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y Consulnor, Campa ha hecho hincapié en que la "incipiente recuperación" de la economía mundial "continúa siendo muy dependiente" de dichos estímulos, y ha explicado que existe "consenso" en torno a que los mismos "deben comenzar a elaborarse dentro de estrategias que sean creíbles, de crecimientos sostenido a medio plazo, y de consolidación presupuestaria".

Asimismo, ha adelantado que la economía española "crecerá menos negativamente, pero negativamente este trimestre" y que "probablemente, también muy cercano a cero en el primer trimestre del año que viene". Sin embargo, ha aventurado que, según las previsiones que maneja el Gobierno, a mediados de 2010 "se empezarán a producir tasas de crecimiento intertrimestrales positivas".

En su intervención, el 'número dos' de Economía ha asegurado que cada país debe afrontar su estrategia de salida de la crisis "según sus propias particularidades", precisando que en España, una "parte importante de nuestra producción doméstica", principalmente la vinculada al sector de la construcción inmobiliaria, "probablemente haya desaparecido", por lo que, a su juicio, "será necesaria una reorientación de esos factores productivos hacia otros sectores".

Poder recaudatorio

En este sentido, ha subrayado que España saldrá de la crisis con una estructura económica y productiva "sustancialmente distinta" por lo que, en su opinión, "es importante rediseñar nuestra estructura impositiva para adaptarla a nuestra situación", manteniendo el poder recaudatorio "para garantizar la estabilidad de nuestras cuentas públicas y distorsionando lo menos posible la actividad económica". Dicho esto, ha indicado que el IVA "es la carga impositiva que tiene menos efectos distorsionadores sobre la actividad económica y, por eso, es a la que se debe dar un mayor peso".

Campa también ha resaltado que el sector exterior español "es capaz de generar crecimiento en corto y medio plazo a medida que la demanda global y los mercados financieros se recuperen". Por ello, ha dicho que el objetivo del Gobierno en este contexto "debe ser el de facilitar que más empresas llegaran a tener la productividad y tamaño necesarios para competir en el exterior".

Para conseguirlo ha explicado que "es necesario impulsar medidas liberalizadoras de carácter horizontal, sin apostar por sectores ganadores pero que sí incidan profundamente en nuestra competitividad interna, paso previo para ser competitivas en el exterior, y contribuyan también a aumentar el dinamismo empresarial a través de la eliminación de barreras de entrada y de barreras al crecimiento corporativo". En este punto, ha afirmado que las reformas estructurales, en general, "reducen el proteccionismo en determinados sectores y promueven la actividad y el empleo".

Privilegios

El espíritu de las reformas estructurales es suprimir privilegios obtenidos al albur de una regulación generalmente mal entendida", ha precisado, añadiendo que "la rigidez del funcionamiento de determinadas actividades dificulta la competitividad de las empresas, encarece los servicios a familias y ciudadanos, y ralentiza el crecimiento y la creación de empleo y en pocas ocasiones sirve para proteger el interés general". Aunque el secretario de Estado de Economía ha reconocido que "cambiar las cosas implica resistencias y falta de comprensión", ha hecho hincapié en que "estas reformas no pueden alcanzarse sin la contribución de todos los agentes sociales y de todas las Administraciones".

En su conferencia, titulada 'Situación actual de la economía y perspectivas', Campa ha insistido en que "en el futuro no se van a reproducir las circunstancias que impulsaron tan fuertemente la demanda nacional y nuestro crecimiento en la última década" y ha llamado a concienciarse de que "hemos de ajustarnos a esta nueva realidad mientras no encontremos nuevas fuentes de crecimiento sostenible para el medio y largo plazo". A su modo de ver, encontrarlas exige "cambios muy profundos que refuercen la confianza y la solidez de la economía mundial y de la economía española", una "tarea difícil" que "precisa de la participación de la sociedad en su conjunto".

En este sentido, ha mostrado su "especial confianza" en la contribución de las empresas españolas para esta labor. "Nuestro reto no debe ser sólo volver al crecimiento positivo sino volver a crear empleo y recuperar una senda de crecimiento equilibrado y sostenido que seguro no tendrá las mismas características que el pasado", ha concluido el 'número dos' de Economía.

Fotos

Vídeos