La Arena pierde su barco

Costas completa el derribo del restaurante Itxas Gane, el buque insignia de la playa durante más de 30 años

A. S.BARAKALDO
El edificio, un amasijo de hierros. / J. ALEMANY/
El edificio, un amasijo de hierros. / J. ALEMANY

Las máquinas dieron ayer los últimos golpes mortales al que ha sido durante décadas el buque insignia de la playa de La Arena. El restaurante Itxas Gane moría como buen navío cerca del mar y se convertía en un amasijo de hierros y recuerdos ante los ojos nostálgicos de paseantes y vecinos. «Cuando lo he visto caer no he podido evitar sentir una enorme pena», admitió Javier Álvarez, propietario del Waitaki, otro clásico de la zona.

Era otra crónica de una muerte anunciada. De hecho, la Dirección General de Costas ya intentó en 2005 derribar el establecimiento pero, según asegura el que ha sido su gerente, Mariano Rojo, logró el «compromiso verbal» de sus responsables de permitirle mantener su actividad «hasta que estuviese listo el proyecto de regeneración» de la zona. Sin embargo, la sentencia del Tribunal de lo Contencioso-Administrativo número 2 de Bilbao ordenando el cumplimiento «forzoso» de la demolición precipitó los acontecimientos y el edificio ha desaparecido sin tener todavía sustituto.

Pese a todo, el derribo del inmueble, con forma de barco y 30 años de historia, no dejó a nadie indiferente. «Formaba parte del paisaje y su ubicación era lo que le hacía especial», lamentaba Yolanda González, propietaria de otro local con solera de las inmediaciones, la Maloka. El Itxas Gane se había mimetizado con el día a día de los usuarios de la playa tanto que, como recuerda Ana María Mantas, muchos decían «quedamos en el barco».

A otros asiduos de la zona, como Goyo Martín y su cuadrilla, el cierre del 'Itxas' les ha obligado a buscar otro lugar para organizar su cena anual, tras más de 20 años celebrándola aquí. «Era una gozada. Como somos trece nos colocaban en la parte de arriba, en lo que simulaba el puesto de mando del barco», rememoraba ayer.

Mariscada y 'streptease'

El Itxas Gane fue sala de baile, restaurante y bar y siempre sorprendía con su oferta. Algunos, como Txema Rodríguez, vieron entre sus paredes por primera vez un 'streptease'. «Por aquel entonces todavía no se llevaba ese tipo de espectáculos en una despedida de soltero, pero en el 'Itxas' viví mi primera vez», recordaba.

Julen Encinas, vecino de Santurtzi, no podía contener la risa mientras contaba que tocó con su banda en el cotillón de Reyes de 1992 y que fue una experiencia inolvidable, porque su música estaba destinada a un público infantil y quienes bailaron durante ese concierto fueron personas adultas. «Fue una idea muy divertida del dueño», aseguró.

La «buena» cocina del restaurante más longevo de la playa fue otro de los aspectos que destacan todos los que alguna vez cruzaron su puerta. Y la parrillada de marisco, uno de sus platos estrella.

Ahora, el bar Garmendia se queda solo a ese lado del arenal, aunque correrá la misma suerte que su vecino caído. Mila González, camarera en el local, recuerda otros derribos realizados por Costas. La casa-bar de sus padres fue una de las primeras, hace más de 20 años, en ser pasto de las excavadoras y las máquinas de demolición. De momento, el Itxas Gane ha sido su cuarta víctima.