«Ya he pagado con creces mi negligencia», dice Patxi Vila

El ciclista navarro concluye el 5 de noviembre su castigo de 18 meses por un positivo de testosterona y anuncia su regreso

IGOR BARCIABILBAO
Patxi Vila./
Patxi Vila.

Patxi Vila ya ve la luz al final del túnel en el que entró en abril de 2008. Positivo por testosterona, fue la sentencia que le dejó desde ese momento sin un dorsal que ponerse. La próxima semana, el navarro volverá a sentirse ciclista. El 5 de noviembre es la fecha en la que prescribe su sanción de 18 meses.

El corredor de Bera de Bidasoa anunció ayer mediante un comunicado que «el pasado 20 de octubre me fue comunicado el laudo arbitral del Tribunal de Arbitraje Deportivo ante el recurso que realicé en mayo de 2009 por la sanción de dos años años que me impuso la Federación Española. La decisión del TAS ha sido rebajar mi sanción de 24 a 18 meses con carácter retroactivo, por lo que ésta finalizará el 5 de noviembre».

Tras asegurar que acata la decisión «que creo que me ha hecho pagar con creces mi negligencia», Vila ve de este modo el final de un proceso que se ha demorado en el tiempo mucho más de lo que él hubiera deseado.

Y todo por tomar unos aminoácidos que, supuestamente, estaban contaminados con testosterona. «Yo no lo sabía, pero lo asumo, el fallo es mío», admitió el corredor. El hecho sucedió en abril de 2008, y poco después, tras pasar un control por sorpresa, recibió la triste notificación: Había rebasado por poco el límite establecido en la relación testosterona/epitestosterona, que es 4. El corredor del Lampre dio 4,09. A partir de ahí, el vacío y la lucha por aclarar lo sucedido.

«Soy mucho más fuerte»

Vila comprobó con el estudio de un laboratorio italiano que la testosterona provenía de los aminoácidos contaminados y, entonces, lo que hizo fue recurrir el caso y enviar el informe al Comité de Disciplina de la Federación Española, quien trasladó el caso al Consejo Superior de Deportes. Ante la falta de noticias, el ciclista navarro recurrió la sanción ante el TAS, quien por fin, el pasado 20 de octubre, resolvió rebajar su sanción.

Ahora Vila, que en su día se destacó en el pelotón por ser uno de los corredores que levantó la voz contra el dopaje, confía en recuperar un dorsal para competir la próxima temporada. «Durante todos estos meses no he dejado de entrenarme y sólo pienso en volver a competir. Creo que esta experiencia me ha hecho mucho más fuerte», concluyó el navarro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos