Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

CULTURA

Calo narra en 'Bacterias' «una historia de amor pura y dura» con su habitual trazo de línea clara y colores planos
11.09.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Un tebeo muy íntimo
Las historieta costumbrista, de grafismo cercano a la línea francobelga, es el fuerte de Juan Carlos San Román (Castellón, 1972), alias Calo. 'Bacterias' (Planeta DeAgostini) es «una historia de amor pura y dura», según su autor. Romanticismo a flor de piel, protagonizada por una joven huérfana, responsable del cuidado de sus hermanos pequeños. Su relación con su vecino, un pintor bohemio, vertebra un cómic de trazo simple y colores planos, que surgió como una propuesta con visos de venderse en mercados extranjeros: «Un intento de hacer un tebeo al gusto del mercado francófono».
Calo inició su andadura en el campo del dibujo gracias a propuestas autoeditadas de sugerente título: 'Nómadas', 'La O con un canuto', 'Alice' y 'El lado soleado'. Colaboró en cabeceras independientes de reconocida calidad -'Idiota y diminuto', 'Como vacas mirando el tren'-, un paso adelante que se vio reforzado con la aparición de su primer comic-book, 'Dios lo cría', a finales de los 90. Una serie de tiras para 'Rock de Lux' y colaboraciones en la revista '¡Dibus!' también figuran en su carrera.
«Siempre he pensado que lo que a mí me gusta es contar historias, y los tebeos es un vehículo válido como cualquier otro para hacerlo», comenta Calo. «Si yo fuese una persona más ambiciosa y emprendedora, probablemente estaría haciendo cine o algo así, más gratificante económica y socialmente. Pero, al final, reconozco que encuentro un placer especial en contar mis historias en cuadritos pequeños. Seguramente me moriré haciéndolo».
Un autor metódico
El cómic como pasión, profesión y filosofía de vida. «Al principio, como casi todo el mundo que empieza, dibujaba metiendo muchas rayitas. Pero con el tiempo descubrí que, cuanto más limpio, más bonito, y empecé a copiar a los genios de la línea clara francobelga: Hergé, Chaland, Clerk, Floc'h... Simplifiqué mi estilo todo lo que pude. Ahora que estoy intentando publicar en Francia me encuentro con que la línea clara ha pasado de moda. Voy a tener que buscar influencias nuevas».
Calo no se considera un autor metódico. «Parto de ideas bastante simples y dejo margen para la improvisación», señala. «Como explico en el propio libro, las mejores ideas se me ocurren dibujando. Es como si necesitara vivir las historias para saber lo que tiene que pasar, y dibujar es para mí es una forma de vivirlas». El dibujante constata que es complicado vivir de la historieta: «Si publicas para alguna editorial extranjera, es posible vivir de ello y alguno incluso lo hará muy bien. En mi caso, lo tengo que alternar con otros trabajos». La ilustración ocupa bastante su tiempo en este sentido. Calo sabe vender bien 'Bacterias': «Es ligero, se lee sin esfuerzo y además es bonito».



www.infraser.com
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS