Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALAVA - VIZCAYA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

cómic

Álvaro Ortiz publica 'Juliay la voz de la ballena', un álbum de ambiente fantástico con sirenas y niños fantasma

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Una isla con historias
El dibujante de cómic ¿nace o se hace? «Me da un poco de envidia cuando lees a gente que ha empezado a hacer cómics hace nada y ya están haciendo un trabajo estupendo, así que supongo que en algunos casos se nace dibujante, aunque la idea de nacer para algo en concreto es bastante romántica, y supongo que habrá casos en que sea del otro modo. En mi caso no lo tengo muy claro, creo que hago cómics e ilustraciones porque no sé hacer mucho más...».
El que habla es Álvaro Ortiz (1983, Zaragoza), responsable de 'Julia y la voz de la ballena', una historia estimulante publicada por Edicions de Ponent, al igual que 'Julia y el verano muerto', anterior trabajo de este joven talento a tener en cuenta que ha pretendido plasmar «una historia tranquila, y en cierto modo un poco ingenua». «Habla de gente que pasa sus vacaciones en una isla, que comen, fuman, leen libros y se cuentan historias unos a otros, y de cómo les afectan esas historias, ya sean reales o imaginarias».
Todo ello está envuelto en un ambiente fantástico, con niños fantasma, sirenas, un castillo, un diario de un marinero desaparecido. .Hay momentos que rayan la poesía y otros recuerdan a los cuentos clásicos de piratas, y a algunos libros como 'Moby Dick'. «Decidí incluir dos tramas paralelas distintas: la que se centra en los personajes de los niños es más de aventuras y la otra, la del padre, es un poco más seria», subraya el dibujante. «Lo de ese tipo de literatura es cierto. Aparte de 'Moby Dick', hay guiños a 'La isla del tesoro', a '20.000 leguas de viaje submarino', a los cuentos de piratas de Howard Pyle...».
Ortiz estudió diseño gráfico en la Escuela Superior de Diseño de Aragón e ilustración en la Escuela Massana de Barcelona. Ha colaborado en revistas como 'Dos veces breve' y en los álbumes colectivos 'Tapa Roja' y 'Lanza en astillero'. Como mandan los cánones últimamente, tiene su propio blog en Internet, como extensión de su trabajo. ¿Las bitácoras de la Red están suplantando a los fanzines en papel? «Creo que son distintos, los blogs en muchos casos están hechos por un solo individuo, aunque sé que hay excepciones, y son como algo más personal, mientras que los fanzines los veo como algo más colectivo, y quizás más lúdico. Cuando hacía fanzines con mis amigos, a veces parecía que en realidad el fanzine no era más que una excusa para pasarlo bien, salir por ahí de salones y encontrarte con gente que solo ves en esas ocasiones».
Público infantil
Actualmente, después de participar en diversas muestras individuales y colectivas y ganar premios en certámenes de peso, como el de cómic de Injuve, se dedica a ilustrar libros de texto, artículos dominicales en el 'Heraldo de Aragón' y carteles para conciertos. «Siempre ando con mil cosas a la vez», cuenta. «De momento me gustaría que mi siguiente cómic fuese dirigido al público infantil. Como en algunos aspectos yo también soy bastante infantil, espero pasármelo muy bien dibujando una historia que tengo en mente. Y luego tengo intención desde hace un tiempo de hacer una historia larga, tipo novela gráfica, un poco más oscura».
Si tuviera que elegir a un artista a quien parecerse se quedaría con el genio galo Joann Sfar, «por la fluidez de su dibujo». «Leí por algún lado que escribía directamente dibujando y evidentemente es verdad».
El propio Ortiz recomienda 'Julia y la voz de la ballena' como «lectura veraniega, para leerlo tranquilamente. Supongo que le podrá gustar a todo aquel que jugó a buscar tesoros cuando era pequeño y a los que les gusta imaginar que no todo es tan aburrido como parece. Además en el cómic se cuenta una historia de amor tan grande como una ballena. Y mira que son grandes las ballenas».
¿Qué recomendaría a un dibujante que está empezando? «Lo fundamental es paciencia. Paciencia y tener una manera original de contar las cosas, supongo. No hace falta ser el mejor dibujando ni escribir las historias más apasionantes. Si lo que cuentas lo cuentas bien, y de una forma sincera, es posible que a la gente le guste».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS