Goikogane, 50 años de aventura

A. BRAVO| LLODIO

Cierto es que los inicios nunca suelen ser sencillos, como también que no hay meta inalcanzable si se pone en la parrilla el empeño, el tesón y las ganas. El club de montañismo Goikogane cumplirá el próximo mes de noviembre sus bodas de oro, y qué mejor manera que brindarles un merecido tributo concediéndoles el honor de elaborar y leer el pregón de las fiestas del pueblo.

El proyecto comenzó como sección del club deportivo Villosa, pero tras su desaparición, en 1974, el Goikogane se independizó. Uno de sus primeras y más ambiciosas iniciativas fue la construcción del refugio que el club tiene en Gorbeia. Hoy en día sigue siendo una referencia para todo montañero, sea o no de la agrupación.

Por Goikogane han pasado grandes y reputados alpinistas, como Julen Reketa, quien puede presumir de haber hollado el Everest. Pero no tienen menos mérito los socios que semana tras semana se dan cita en las salidas programadas. Ellos son los que mantienen vivo el espíritu y se encargan de difundirlo por las cumbres más recónditas de la geografía vasca y española. El club no descuida la cantera. Cerca de doscientos niños han participado en las salidas para escolares que se preparan los sábados por la mañana.

En medio siglo de vida se pueden alcanzar muchas cumbres, se pueden llevar a cabo un sinfín de expediciones, pero lo que nadie puede garantizar es llegar al corazón de la gente. A tenor de lo abarrotada que estaba la sala donde el pasado viernes se llevó a cabo el acto de lectura del pregón, parece indiscutable que Goikogane ha conseguido ganarse el cariño de la gente y, también, convertirse en una de las señas de identidad de Llodio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos