Los inmigrantes llegan en lanchas de juguete

La Guardia Civil ha interceptado cuatro embarcaciones hinchables en las últimas dos semanas

G. Z.| COLPISA. MADRID
Uno de los africanos que llegaron ayer a Algeciras. / EFE/
Uno de los africanos que llegaron ayer a Algeciras. / EFE

Algunos inmigrantes cambian las pateras por lanchas de juguete en su desesperado intento por llegar a Europa. En los últimos días, las costas gaditanas han registrado un goteo de embarcaciones hinchables, similares a las que usan los niños en la playa, con las que extranjeros 'sin papeles' cruzan el Estrecho a remo. El lunes fueron catorce los inmigrantes rescatados por los agentes de la Guardia Civil a bordo de dos balsas que navegaban frente a las costas de Tarifa. Todos los ocupantes, de origen subsahariano, se encontraban en perfectas condiciones, según confirmó la subdelegación del Gobierno en Cádiz.

La primera de las embarcaciones neumáticas fue localizada por el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE) a cuatro millas de Tarifa. Los cinco inmigrantes que viajaban en la balsa de juguete fueron rescatados minutos antes de las nueve de la mañana. Poco después, el Servicio de Salvamento Marítimo recibió la alerta de un buque mercante, que avisaba del avistamiento de otra embarcación similar a seis millas de la misma costa, en la que viajaban nueve inmigrantes. La patrullera 'Salvamar Arkaid' fue la encargada de remolcar a todos los ocupantes hasta Tarifa.

A su llegada al puerto gaditano, los inmigrantes recibieron atención sanitaria. Todos eran varones mayores de edad. La Policía se hizo cargo de los subsaharianos para determinar su edad y procedencia e iniciar los trámites para su repatriación o su internamiento en un centro.

Frontera de Benzú

No es la primera vez que una balsa hinchable trata de cruzar el Estrecho. El lunes pasado, la Guardia Civil ya rescató a otros cinco inmigrantes marroquíes que navegaban también cerca de las costas de Tarifa. Siete días antes, los miembros del Sistema Integrado de Vigilancia Exterior interceptaban otra embarcación de juguete. Cada balsa suele estar ocupada por entre tres y cinco personas. El instituto armado no descarta que alguno de estos intentos haya sido repetido por los mismos africanos.

La bahía norte -costa sur del Estrecho de Gibraltar- es la que más presión registra. En ella se contabiliza la mayoría de los intentos de los 'ilegales' por alcanzar la costa española al ser un punto cercano a la frontera de Benzú. En muchas ocasiones, la localización de los inmigrantes es posible gracias a las cámaras de seguridad instaladas en la frontera, lo que permite que las patrulleras puedan rechazar a los subsaharianos sin que lleguen a entrar en zona española.