La melancólica llamada del mar

70 imágenes submarinas que alertan de la destrucción de los océanos dan forma a 'Blues', la última exposición fotográfica del Museo Marítimo

AGURTZANE SALAZAR| BILBAO
Tortuga atrapada en una red./
Tortuga atrapada en una red.

Disfrutar de los fondos marinos, adentrarse en un mundo con una fauna diferente y una flora desconocida son algunos de los atractivos que se pueden disfrutar desde ayer y hasta el uno de noviembre en 'Blues', una exposición de 70 imágenes submarinas realizadas por Carlos Villoch, uno de los fotógrafos más prestigiosos del mundo en esta especialidad. Pero la exposición del Museo Marítimo es algo más que una ventana a la belleza y a la realidad del mundo marino. El nombre hace referencia a la «destrucción» que el ser humano provoca en los mares. «No son sólo fotos bonitas. Los diferentes tonos de azules de los océanos son también el estado anímico que provoca la sobrepesca y el calentamiento global, por ejemplo», explica el artista, distinguido como 'Mejor Fotógrafo Europeo de Naturaleza Submarina 2008' y mención de honor en el 'BBC Wildlife Photographer of the Year 2006'.

Es por ello que la muestra pretende mover a la sociedad hacia un mayor conocimiento del mar. «Es necesario una empatía para ser más responsables porque es nuestro deber preservar las maravillas del mundo submarino para las generaciones futuras». Villoch alerta de que el desarrollismo actual pone en peligro la supervivencia «tanto de los grandes cetáceos como de los diminutos pólipos del coral».

90 dólares por tiburón

Pero todavía hay lugar para la esperanza: «Antes en Tailandia un pescador mataba un tiburón por 90 dólares, a pesar de que sus aletas se vendieran en el mercado por miles. Ahora con el turismo se han dado cuenta que es más productivo ir a verlos que matarlos», ejemplifica. También «cualquier descuido» puede poner la vida de las criaturas marinas en serio peligro. «El domingo buceando en Machichaco con el fotógrafo y escritor submarino Enrique Dauner, una red abandonada ya tenía peces atrapados», denuncia Villoch.

La exposición incluye, además, una muestra de cámaras submarinas que refleja la evolución de la tecnología aplicada al mar. Desde la 'Calypso Phot', de Jacques Cousteau, figura clave en el descubrimiento del mundo submarino, al humorista Miguel Gila con una 'Rollei-Marin' -«la 'Rolls-Royce' de las cámaras»-, o hasta Eduardo Admetlla, pionero del buceo en España. «Aunque ahora tiene 86 años sigue en activo. En noviembre vamos a Filipinas a bucear», afirma Dauner. Como broche final a la exposición, se podrán ver películas submarinas alabadas por la crítica internacional con artistas como Leandro Blanco, Rafa González y Mayte Sánchez-Girón.