Piden extremar la vigilancia sobre Petronor tras el fallo de dos calderas

J. DOMÍNGUEZ| BARAKALDO

La coordinadora anticoque exigió ayer a las instituciones que extremen la vigilancia sobre Petronor tras el incidente producido el martes por la tarde, cuando el fallo de dos calderas de la unidad de conversión de combustible de la planta de Muskiz provocó una intensa humareda que desató la alarma entre los bañistas que se encontraban en la playa de La Arena. A su juicio, este percance demuestra que se trata de una empresa «altamente peligrosa para el medio ambiente y para la salud».

La organización subrayó que Petronor ha intentado «silenciar» el problema porque, en el momento del fallo, «no informó al Ayuntamiento» y «tampoco sonaron las alarmas indicadoras de peligro». «Padecemos a una empresa que está situada en medio de Muskiz y que sus instalaciones tienen 40 años de antigüedad. Vivimos en peligro y ningún organismo público se quiere hacer eco de la situación», denunció, para preguntarse «si hay que esperar que el accidente sea irremediable para luego lamentarnos».

La dirección de la planta, sin embargo, insistió en que no se produjo ningún riesgo para la población ni el entorno de las instalaciones tras la parada, a las 18.00 horas, de las dos calderas. Sí reconoció que, debido a la incapacidad momentánea de tratar todo el producto petrolífero, se produjo «un incremento de la opacidad por partículas en la chimenea de esta planta, detectable visualmente». En cualquier caso, precisó que a las 22.30 horas del propio martes una de las calderas recobró la normalidad y la otra a las 00.30 de ayer, con lo que quedó normalizado «todo el sistema de generación de vapor». De todo ello se informó «a Medio Ambiente del Gobierno vasco, al delegado territorial de Industria y Energía, a los ayuntamientos de Abanto-Zierbena, Muskiz y Zierbena y a SOS Deiak».