El acabado interior de Torre Iberdrola costará 20 millones

La eléctrica encarga a Balzola los trabajos, que tienen un plazo máximo de ejecución de 21 meses

JOSU GARCÍA| BILBAO
La torre se eleva ya sobre el Guggenheim. / F. GÓMEZ/
La torre se eleva ya sobre el Guggenheim. / F. GÓMEZ

La edificación de Torre Iberdrola, el nuevo icono de Bilbao, avanza. La compañía eléctrica, que ocupará la parte alta del rascacielos y alquilará el resto de plantas como oficinas, dio a conocer ayer que ya ha adjudicado el acabado interior del edificio. Los trabajos serán ejecutados por la empresa vizcaína Promociones y Construcciones Balzola. El contrato asciende a 20 millones de euros, según precisó la firma presidida por Ignacio Sánchez Galán.

«Es una apuesta importante y un paso más hacia la conclusión de este proyecto», explicaron fuentes de la eléctrica. Balzola se encargará ahora de vestir el interior de un inmueble cuya estructura despunta ya en el cielo bilbaíno, tras alcanzar recientemente la tercera parte de su altura final (165 metros y 41 plantas). Los trabajos que llevará a cabo la empresa de construcción consisten en levantar la tabiquería interior, realizar los revocos y lucidos, pintar las paredes, colocar los revestimentos de madera, la carpintería y los falsos techos, entre otras labores.

Para cumplir con esta misión, la firma vizcaína tendrá un plazo máximo de 21 meses. Los promotores confían en que la arquitectura interior y los remates estén listo para abril de 2011. Torre Iberdrola abrirá sus puertas poco después, ya que, entonces, sólo faltará colocar el mobiliario de oficina de las diferentes plantas.

Adjudicación «ecológica»

Balzola se ha hecho con el importante contrato tras superar un concurso al que optaron otras cinco empresas. Fuentes de la eléctrica precisaron ayer que, con esta adjudicación, se cumple con una de las premisas de la política de contratación que se ha fijado Iberdrola: «Queremos contratar a empresas de aquí, por una cuestión de que el dinero revierta en la zona, pero también porque es más ecológico, ya que se reducen los viajes y el transporte de materiales», valoraron.

Actualmente, las obras se centran en levantar el resto de la estructura -se avanza a un ritmo de una planta por semana y se afronta ya la altura 14- y en la colocación de la piel de vidrio que recubrirá al coloso. El coste de los 20.000 metros de cristal que se colocarán asciende a 25 millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos