El Gobierno ve prioritario potenciar los valores contra ETA entre los jóvenes

Reformará «cuanto antes» el Plan de Educación por la paz tras saber que un 15% de adolescentes no rechaza la violencia «Tenemos que hacer mucha pedagogía democrática», advierte Mendia

MANU RUEDA| VITORIA
Idoia Mendia, antes de su comparecencia. / BLANCA CASTILLO/
Idoia Mendia, antes de su comparecencia. / BLANCA CASTILLO

El Gobierno vasco considera prioritario potenciar la deslegitimación de ETA entre los jóvenes. El informe que el Ararteko, Iñigo Lamarca, hizo público el lunes -en el que se constata que un 15% de los adolescentes entre 12 y 16 años no rechazan o justifican la violencia y que otro 14% se muestra indiferente o no se pronuncia-, ha reforzado la creencia del Ejecutivo de que el actual plan de Educación para la paz no sirve y hay que reformularlo.

Así lo subrayó ayer la portavoz del Gabinete López y consejera de Justicia, Idoia Mendia, que recordó cómo ya expuso en el Parlamento su intención de renovar el programa educativo diseñado en la anterior legislatura por la dirección de Derechos Humanos, en manos de Eusko Alkartasuna. La dirigente socialista anunció, durante la habitual comparecencia de los martes tras el consejo de Gobierno, que tras «recontextualizar» ese plan para los escolares, lo presentará en la Cámara vasca el próximo otoño para que los partidos realicen sus aportaciones y pueda aplicarse «cuanto antes». El PNV pidió horas después explicaciones a la consejera de Justicia a través de una pregunta parlamentaria- sobre cuáles van a ser los cambios que piensan introducir.

Mendia considera que la estadística que hizo pública el Ararteko pone de manifiesto la necesidad de combatir al terrorismo «en todos sus frentes», y no sólo desde el ámbito judicial y policial, en lo que se ha convertido en uno de los objetivos principales del Ejecutivo de Patxi López para la legislatura. Y, en este sentido, una de las armas para combatir esa ausencia de descrédito de ETA en un sector de la juventud obliga a modificar el actual plan de Educación por la paz. La propia Mendia ya ha tachado en varias ocasiones de «inaceptable» que en ese programa escolar elaborado por el equipo de Joseba Azkarraga que «brillen prácticamente por su ausencia» las referencias a la violencia etarra y que las alusiones estén «diluidas en algo tan genérico y tan universal como los derechos humanos» .

Arropar a las víctimas

La portavoz gubernamental sostuvo ayer que las palabras de Lamarca evidencian que en la sociedad vasca persiste una «subcultura» de la «violencia» que «ha penetrado en nuestro tejido social» y que ha creado «una red de apoyos civiles a la actividad terrorista». Una de las medidas que va a incluir el nuevo plan será que las víctimas del terrorismo puedan explicar en primera persona su experiencia en los colegios de Euskadi.

La iniciativa ha sido acogida con «satisfacción» y «esperanza» por los colectivos de damnificados, que consideran que supone un paso adelante en favor de la reconciliación y una oportunidad sin precedentes para instruir a los jóvenes en valores como la libertad y el rechazo a la violencia.

En este contexto, Idoia Mendia subrayó ayer cómo desde las instituciones se tiene reforzar «la educación en valores entre nuestros jóvenes». «Tenemos que hacer -insistió la consejera- mucha pedagogía democrática y social para deslegitimar el terrorismo y para tratar de contrarrestar los argumentos que los violentos han querido utilizar como base para justificar la violencia».

Con este objetivo, reiteró que el Gobierno quiere «reformular» el plan de Educación para la paz y los Derechos Humanos para «recontextualizarlo» porque, admitió, es un programa que tiene acciones «muy positivas». Sin embargo, criticó que «no tiene en cuenta que en Euskadi actúa una banda terrorista» y que existe una «permanente violencia». «Lo mismo sirve para Euskadi que para Murcia», lamentó.

El PNV pide explicaciones

Al tratarse de una de las prioridades del nuevo Gobierno que, además, afecta a varios departamentos, Mendia garantizó que el nuevo programa estará «perfectamente coordinado», y que su redacción recibirá las aportaciones de las consejerías de Justicia, Educación e Interior. Su compromiso, afirmó, es llevarlo a la Cámara vasca el próximo otoño para que los grupos parlamentarios presenten sus propuestas de resolución y «pueda echar a andar cuanto antes porque a la vista está que es necesario», precisó en alusión a los datos aportados por el Ararteko.

El PNV mostró sus reticencias a los cambios anunciados y ha pedido formalmente a la responsable de la cartera de Justicia que dé explicaciones sobre las modificaciones que el Ejecutivo quiere introducir en el plan de Educación para la paz y los Derechos Humanos. A través de un comunicado, la parlamentaria jeltzale Maribel Vaquero hizo referencia a las declaraciones realizadas por Mendia y le interpeló sobre los objetivos que persigue la reformulación anunciada del programa, así como si va a seguir en vigor el actual mientras se lleva a cabo su revisión.