Un médico que ha dejado huella

Firma de libros del doctor Roberto Fernández de Pinedo en Zorroza

TXEMA SORIA
Mari Luz Duyos, Roberto Fernández de Pinedo, Antonia Linares y Nati de la Puerta./
Mari Luz Duyos, Roberto Fernández de Pinedo, Antonia Linares y Nati de la Puerta.

Hace algo más de diez años, los ciudadanos de Zorroza organizaron una despedida multitudinaria a Roberto Fernández de Pinedo, quien durante dieciséis años había sido el médico pediatra de sus hijos. Varios centenares de personas se lanzaron a la calle para demostrarle el aprecio que sentían por él. Era, y lo es hoy día en Algorta, donde ejerce, uno de esos médicos que pueden llamarse vocacionales, que están siempre al lado del enfermo y su familia, que se preocupa a diario de cómo evolucionan sus pacientes. No hay días festivos, ni horas libres, siempre está a disposición de quien le necesite.

Ayer volvió a Zorroza, a ver a sus antiguos pacientes. Algunos, como Mónica Herrero, a la que atendió de niña, ya es madre de dos niños. Presentó en la librería Lápices, dirigida por Mari Luz Duyos, el libro 'El arte de ser padres sensatos... en la enfermedad', que ha editado AFortiori Editorial, que dirige Nati de la Puerta. El volumen no deja de ser un manual para los padres en el que se les explica, de la forma menos dramática posible, incluso con humor, los problemas más habituales que puede tener un niño: el cólico lactante, diarrea, bronquitis, vegetaciones, otitis o neumonía. Indica a los progenitores que es lo que deben hacer en cada caso. Un libro indispensable para quien tenga, o vaya a tener, su primer hijo.

Entre los asistentes a la firma de libros, que abrazaron, besaron y estrujaron al médico, se encontraban Antonia Linares, Irene y Begoña Galarza, Cristina Martínez, el escritor Carlos Portus, que ha publicado no hace mucho la novela 'Castelino', Raúl Arroyo y Susana Escudero, que fueron con su hija Lucía, Josune Bilbao, María Jesús Fernández, Lidia Utrilla, Nieves Diosdado, Luis Fernando Galeán y Sonia de Pablo, que estuvieron con sus hijos, Ander, Mikel y Jon.

Roberto, que además de cantar en el Biotz Alai, hacer excelentes fotografías, pintar más o menos bien, y ser imbatible en el ping-pong, es un médico que ha dejado huella. Muchos de los presentes aseguraban en voz alta, «es oro puro», mientras le aplaudían. Entre los asistentes se encontraban José María y José Manuel Duyos, Mari Antonia Pereda, Marcial Fernández-Navamuel, Charo Sáez, Plácido Ortega, Dori García, Clementina Asensio, Isabel Gómez, Ana Pereda, Elena Fernández, Esther Martín, Amaia Gómez, Iker Alonso, Andrés Maza, Mari Paz Vega, Yohana Osorio, Eva María Sáinz de la Maza, Leire Mentxaka y las jóvenes Inmaculada Rodríguez, Itziar y Nagore Ortiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos