El jurado elige el diseño de Richard Rogers para la zona residencial de Garellano

El equipo del arquitecto se impone a los otros cuatro finalistas con un gran parque triangular entre edificios de diferentes alturas

TERESA ABAJO| BILBAO
Recreación del proyecto del equipo de Richard Rogers para la ordenación del nuevo Garellano. / E. C./
Recreación del proyecto del equipo de Richard Rogers para la ordenación del nuevo Garellano. / E. C.

El nuevo Garellano llevará la firma de Richard Rogers. El equipo del arquitecto británico, galardonado con el prestigioso premio Pritzker en 2007, ha sido elegido para redactar el Master Plan de la zona, donde se construirán 1.150 viviendas tras el traslado de la Policía Municipal y los Bomberos a Miribilla. El fallo del jurado se trasladará mañana al consejo de administración de Bilbao Ría 2000 para aprobar el encargo, con lo que la transformación urbanística del solar de los antiguos cuarteles empezará a tomar forma. Las obras, sin embargo, no podrán empezar hasta finales de 2011, cuando la parcela haya quedado liberada de la actividad de los servicios de emergencia.

Bilbao sumará así a su nómina de grandes arquitectos al autor del centro Pompidou, uno de los profesionales que ha logrado el premio equivalente al Nobel en esta disciplina. Un galardón que también poseen Norman Foster -con quien formó equipo-, Frank Gehry, Rafael Moneo, Álvaro Siza y Zaha Hadid, otros nombres propios de la historia de la transformación de Bilbao. El escenario del desembarco de Rogers tiene una importancia capital, más allá de los méritos del diseño urbanístico. A diferencia de las otras zonas de expansión, está en el centro de la villa, a un paso del Ensanche. La operación, además, es fundamental para financiar el soterramiento de las vías de Feve en Basurto, una de las principales apuestas por la regeneración de la ciudad.

La propuesta del equipo de Rogers, Stirk, Harbour & Partners contempla un gran parque de forma triangular que se infiltra entre los edificios para aprovechar al máximo los espacios libres, en una parcela de 58.675 metros cuadrados. A los arquitectos les llamó la atención que en Bilbao se pueden ver las montañas desde cualquier punto de la ciudad. «Es un milagro», destacó el director de la oficina en España, Simon Smithson, durante la inauguración de la muestra de maquetas de los cinco equipos finalistas.

1.500 visitantes

Una sensación que ellos han querido trasladar a su proyecto, de forma que el parque sea visible desde todos los rincones de la parcela. Será como un «imán verde» para el barrio, en palabras de Smithson. El diseño juega con la geometría y los bloques de viviendas van ganando altura hasta llegar a un nivel similar al de las torres de Isozaki. También se ha cuidado la orientación de las fachadas «para que todas las viviendas tengan sol».

El anhelo de espacios verdes en el distrito de Basurto se ha reflejado en las cinco propuestas finalistas, que fueron seleccionadas entre los 36 aspirantes que se presentaron al concurso de ideas. A la exposición de maquetas en el edificio de Zankoeta acudieron el pasado mes de mayo casi 1.500 personas, que rellenaron 200 formularios con sus opiniones. Las sugerencias fueron trasladadas al jurado, presidido por Ibon Areso y formado por representantes del Ayuntamiento, el Gobierno vasco, Ría 2000 y los arquitectos César Portela, Ana Iglesias y Pablo Vaggione. El comité de expertos se reunió el pasado día 9 para tomar una decisión.

Además del equipo de Rogers, llegaron a la última fase el gabinete MVRDV/IA + B/GRAS de Iñaki Aurrekoetxea, Jerónimo Junquera, Carlos Ferrater y Luis Domínguez y los bilbaínos Suárez y Santas. El ganador diseñará el Master Plan que definirá la ordenación de toda la zona y algunos bloques de viviendas. El importe máximo de sus honorarios será de 150.000 euros sin incluir impuestos, según la propuesta que mañana se someterá a la aprobación de Bilbao Ría 2000.