El PNV insta a la izquierda abertzale a que «rompa el silencio» y le pida a ETA que pare

«Tenemos que ser nosotros los que digamos más alto que nadie que éste no es el camino», advierte Aralar

EL CORREO| BILBAO
El PNV insta a la izquierda abertzale a que «rompa el silencio» y le pida a ETA que pare

El PNV considera que ha llegado el momento de que la izquierda abertzale radical dé «un paso efectivo y directo» y rompa «determinadas situaciones de silencio». Así se lo pidió ayer en los pasillos del Parlamento vasco el portavoz jeltzale, Joseba Egibar, quien emplazó a «quien quiera apostar por las vías democráticas y políticas», entre los que hoy siguen dando cobertura al terrorismo, a que «alce la voz y le diga a ETA qué es lo que tiene que hacer». «ETA -prosiguió- no sólo tiene que atender a las exigencias de la sociedad vasca sino, desde esa decisión de abandono definitivo de la lucha armada, darle una oportunidad a este pueblo, porque la paz se la debe a este pueblo».

Egibar condenó con «toda la contundencia personal, política e institucional» el asesinato de Eduardo Antonio Puelles. En su opinión, sería bueno que la organización terrorista «se mirara al espejo y extrajera conclusiones, porque la única aportación que hace es asesinar a un servidor público, en este caso un policía nacional, y dejar a un hombre carbonizado dentro de su coche». «Segando vidas, matando y asesinando no se consigue nada», enfatizó el burukide guipuzcoano.

Tras expresar también su solidaridad con los familiares del agente, el portavoz peneuvista acusó a la banda de situarse «fuera de los tiempos» y de intentar condicionar con sus crímenes «otro tipo de reflexiones que al parecer tienen iniciadas en ese mundo», en referencia a quienes desde la izquierda abertzale quieren «trabajar desde las vías políticas y democráticas».

«Nunca debió existir»

Desde el mismo lugar del atentado, el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, subrayó también que ETA «está fuera de toda la realidad que vive la sociedad vasca y nunca debió existir». El líder jeltzale, a quien acompañaban otros dirigentes de su partido como Andoni Ortuzar, añadió que después de cincuenta años, lo único que hace la organización terrorista «crear sufrimiento, también en su propio entorno». Frente a esta situación, Urkullu empeñó la palabra del PNV en «incrementar los esfuerzos para que pueda ser posible la convivencia».

En términos idénticos a los empleados por Joseba Egibar se pronunció la parlamentaria de Aralar Aintzane Ezenarro, quien hizo un llamamiento a todos aquellos que se sientan «de izquierdas y abertzales» para que «rompan el silencio ante este tipo de atentados». «Se dice que se hace en nuestro nombre y tenemos que ser nosotros los que digamos más alto que nadie que éste no es el camino», subrayó.