El sindicato Erne considera una «vergüenza» que la Ertzaintza no pueda actuar en Francia

E. C.| BILBAO

El sindicato Erne calificó ayer de «vergüenza y escándalo» la no inclusión de la Ertzaintza en los acuerdos Schengen por parte del Ministerio de Interior y pidió al consejero Rodolfo Ares que realice todos los esfuerzos necesarios para que «esta injusticia sea subsanada». Erne censuró que «no se pongan todos los medios para la lucha contra el terrorismo» y señaló que la falta de acuerdo en esta materia por parte del ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, es una «dejación absoluta» por su parte, ya que supone dejar a la Policía vasca «sin una herramienta de trabajo esencial y prioritaria».

En cuanto a la disposición de Rubalcaba a dar información al instante en materia antiterrorista a las otras policías del Estado, Erne consideró que es «una auténtica tomadura de pelo» porque esa colaboración ya se producía. Por ello, exigió al Parlamento vasco que vuelva a pronunciarse «a favor de que la Ertzaintza participe en Schengen» y pueda así actuar en Francia.