La Diputación sólo ha acabado 255 de los 3.000 pisos previstos

El Gobierno foral defiende la «plena vigencia» de su plan de vivienda, lastrado por los problemas en la gestión del suelo

DAVID S. OLABARRI| BILBAO
Uno de los pisos de precio tasado./
Uno de los pisos de precio tasado.

El plan foral de vivienda, uno de los proyectos estrella de la Diputación en la pasada legislatura, se sometió ayer a un nuevo examen en las Juntas Generales. La diputada de Urbanismo, Itziar Garamendi, fue la encargada de informar sobre el nivel de desarrollo de una iniciativa que nació con unas expectativas -3.000 pisos de precio tasada en el periodo 2004-2007- que están todavía muy lejos de convertirse en realidad. Según los datos ofrecidos por la responsable foral -a raíz de sendas solicitudes del PP y EB-, hasta el momento sólo se han construido 255 de las viviendas previstas; otras 633 se encuentran en ejecución y 710 están ultimando los trámites previos a la edificación. El resto, otras 1.400 aproximadamente, permanecen a la espera de actuaciones urbanísticas.

El plan de vivienda, que contempla la construcción de otras 3.000 casas de 2008 a 2011- nació hace seis años con el fin de facilitar la compra de un piso a jóvenes cuyos ingresos les restringen el acceso al mercado libre y la posibilidad de optar a las viviendas protegidas. Estos objetivos, según explicó Garamendi, tienen hoy «plena vigencia» pese al impacto de la crisis económica y, en particular, la fuerte caída del sector inmobiliario.

La diputada de Urbanismo aseguró que el «mayor reto» al que se enfrenta el Gobierno foral en este caso es conseguir suelo residencial, un bien «escaso» y «muy cotizado» en los municipios. Otros retrasos en distintas promociones -como en Ortuella y Trapagaran, dos de las más importantes- se deben a los problemas surgidos en las modificaciones en la calificación de los solares. En este sentido, destacó el caso de Ortuella, donde el trazado de un túnel de la variante ferroviaria podría impedir, finalmente, la construcción de las viviendas.

Garamendi, que reconoció ciertas deficiencias en la forma en que se recoge la información sobre el plan en las memorias de la sociedad pública Bizkailur, afirmó que se está estudiando la «viabilidad» y las «posibilidades reales» de estos últimos proyectos.

Herramientas

La representante de EB, Ana Tellería, pidió que se establezcan «herramientas» que permitan conocer los criterios de los ciudadanos sobre estas promociones. El juntero del PP, Jesús Isasi, insistió en la necesidad de atender las necesidades de transporte de los municipios pequeños en los que se está construyendo. Susana González, del PSE, recriminó no haber «previsto» antes los problemas surgidos en algunas promociones y el portavoz de Aralar, Iosu Murgia, se mostró en contra de esta iniciativa.