La Diputación pone en marcha el 'Guggenheim 2' sin el respaldo del Gobierno

Bilbao y Vidarte firman un convenio para abrir el nuevo museo en Urdaibai en torno a 2014

IÑAKI ESTEBAN| BILBAO
Vista de las colonias de Sukarrieta donde se ubicaría el nuevo museo, en pleno corazón de la Reserva de Urdaibai. / MAIKA SALGUERO/
Vista de las colonias de Sukarrieta donde se ubicaría el nuevo museo, en pleno corazón de la Reserva de Urdaibai. / MAIKA SALGUERO

El 'Guggenheim 2' ya está en marcha. La Diputación de Vizcaya y la Fundación Guggenheim hicieron público ayer el convenio que activa el ambicioso proyecto de ampliación del museo en Urdaibai, sabedores, eso sí, de que carecen por ahora del respaldo económico del Gobierno vasco, lo que abre todo tipo de interrogantes sobre la viabilidad de la iniciativa. Al diputado general, José Luis Bilbao, que ha garantizado una aportación inicial de 100 millones de euros, y al director general de la pinacoteca, Juan Ignacio Vidarte, no parece que la ausencia del Ejecutivo les preocupe: ambos anunciaron ayer que en otoño se convocará el concurso de arquitectos para diseñar el edificio.

Si todo discurre según sus planes, a principios de 2010 elegirán al ganador. Las obras, si el plan no se tuerce, terminarían entre 2013 y 2014, fechas que Vidarte aventura «con la máxima prudencia». El responsable foral, por su parte, no esconde que su intención es emular con el 'Guggenheim 2' de Sukarrieta «la repercusión económico-social y turística» que el museo de Frank Gehry provocó en el centro de Bilbao. Sobre la falta de apoyo del Gobierno de Patxi López, Bilbao aclara que el acuerdo hecho público ayer se presentó en las reuniones del comité ejecutivo y del patronato de la fundación, a los que acudieron el lehendakari y la consejera de Cultura, Blanca Urgell, y que en ellas se dio el «visto bueno» al convenio. El diputado general volvió a lanzar el guante y reclamó al Ejecutivo del PSE «otros 100 millones para hacer realidad el proyecto. Y mejor que los ponga antes que después», zanjó.

Desde el Gobierno vasco la versión es bien distinta. «No aceptaremos hechos consumados», ha declarado a este periódico el viceconsejero de Cultura, Antonio Rivera. A su juicio, una decisión «tan importante no se puede tomar en los diez minutos que se pudo dedicar al tema en la reunión del patronato». Además, recuerda que el Ejecutivo de Ibarretxe «no mostró ningún entusiasmo por el proyecto». «Antes de decidirnos tenemos que hablar mucho sobre política cultural, sobre el modelo del Guggenheim y por qué en Urdaibai y no en otro sitio», apunta Rivera.

Impacto económico

Bilbao y Vidarte sostienen que el 'Guggenheim 2' busca «un nuevo modelo de implicación artística y cultural con la defensa y protección del medio ambiente» y está pensado como una medida para «hacer frente a la crisis». El dirigente jeltzale apuntó que para llevar a cabo el concurso arquitectónico y los estudios preliminares, la Diputación ha comprometido un millón de euros del presupuesto para este año. En esos informes se detallará el presupuesto aproximado del proyecto y la previsión del impacto económico en Urdaibai.

Según el texto del convenio, la entidad foral «participará de forma activa e inexcusable en la toma de decisiones» relacionadas con los asuntos citados y con las contrataciones que se deriven de ellos. Una «comisión de seguimiento» formada por dos miembros de la Diputación y dos de la Fundación Guggenheim tutelará todo el proceso.

Vidarte recordó que hace algo menos de 20 años empezó la colaboración entre el Guggenheim de Nueva York y el País Vasco, y que con el museo de Urdaibai pretenden reforzar ese vínculo durante al menos otras dos décadas. «Ahora queremos incorporar una experiencia diferente. Es una oportunidad que sólo se da una vez en la vida», resaltó. Todo será muy verde, ecológico y sostenible: la arquitectura, la orientación artística, el proyecto educativo y hasta la gastronomía, pues en el comité de expertos en proceso de formación aparece Carlo Petrini, el fundador del 'slow food', una tendencia que promueve las tradiciones culinarias y evita las estridencias.

El director general del museo bilbaíno habló del proyecto como de un «nuevo paradigma cultural» y añadió que entre los miembros del grupo de expertos con los que ya se han iniciado contactos informales figuran el director de la Fundación Dia de Nueva York, Jeffrey Weiss, el artista francés Pierre Huygue y otros arquitectos señalados como 'verdes'.

Arte y ecología

En cuanto a la arquitectura, Vidarte apuntó que la espectacularidad en Urdaibai está fuera de contexto. «No queremos repetirnos, el enfoque no tiene por qué ser el del edificio icónico, no se trata de hacer un 'miniguggenheim'». En su opinión, las claves de la «identidad específica» del proyecto estarán en la relación del arte con la ecología y con la educación. El director general contempla la posibilidad de que haya una colección de arte específica para el 'Guggenheim 2', siempre dentro de la de Bilbao, y con una especial atención a los encargos a los artistas para un emplazamiento tan singular con el de Urdaibai.

Bilbao encuadró la iniciativa en los planes para dotar de actividad económica a la comarca. «La zona es muy hermosa, pero hay que poder vivir allí». Aludió al túnel de Autzagane, que conectará el área de Amorebieta con Muxika, cerca de Gernika, y el de Sollube, que facilitará la conexión entre Mungia y Bermeo. Ambas vías ahorrarán tiempo y molestias en las comunicaciones por carretera.