El Gobierno vasco comunica a Azkuna que su opción para Rekalde es el metro y no el tranvía

El Ejecutivo de López se ha propuesto ejecutar el trazado del tranvía entre Basurto y La Casilla e iniciar los trámites para poder avanzar con su recorrido desde la calle Autonomía a Zabalburu

EFE |BILBAO

El consejero de Vivienda, Obras Públicas y Transportes, Iñaki Arriola, ha transmitido hoy al alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, la pretensión del Ejecutivo de descartar la llegada del tranvía al barrio de Rekalde ya que su opción es favorecer la llegada del metro, como figuraba en el programa electoral de su partido.

Según han informado fuentes del Ejecutivo, Arriola se ha reunido esta mañana con Azkuna con el objetivo de analizar conexiones para el barrio de Rekalde y ha recordado que el PSE ha defendido siempre la opción del metro frente al tranvía. Así, el consejero ha transmitido al alcalde que "el Gobierno vasco considera que la mejor solución para Bilbao es descartar el ramal del tranvía" en ese barrio, "sin que ello sea óbice para seguir avanzando en completar el anillo tranviario".

De esa forma, el Ejecutivo se ha propuesto ejecutar el trazado del tranvía entre Basurto y La Casilla e iniciar los trámites para poder avanzar con su recorrido desde la calle Autonomía a Zabalburu. Según ha asegurado Arriola, "a diferencia del Gobierno anterior", el actual Ejecutivo "tendrá en cuenta las alegaciones del Ayuntamiento de Bilbao con el fin de incorporar la estación de La Casilla al circuito general del tranvía".

"Discrepancia"

Además, según el Gobierno, el consejero "respeta la discrepancia" que le ha manifestado el alcalde de Bilbao en la defensa del desarrollo del anillo tranviario hasta Rekalde, si bien Azkuna ha mostrado su conformidad con el resto de los proyectos presentados por el departamento. Arriola le ha explicado que "el Gobierno apuesta decididamente por la línea 4 del metro, para unir Rekalde con Moyua, y que también favorecerá a los vecinos de Irala y Hurtado de Amezaga".

Los estudios de viabilidad de esa línea finalizarán a mediados de julio y, entonces, "el Gobierno impulsará con la mayor celeridad posible la redacción del proyecto de obra de esta línea". El coste estimado de la línea 4 será, según los primeros cálculos, de 180 millones de euros y dará servicio a más de 60.000 vecinos, que podrán contar con servicio nocturno y mayor frecuencia que un tranvía. El Gobierno vasco se ha comprometido además a iniciar con carácter inmediato el inicio de las obras de la línea 3 del metro, que unirá Etxebarri, Otxarkoaga, Matiko y Casco Viejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos