Cinco años de vacaciones

El BBVA ofrece un 30% del salario a trabajadores que suspendan temporalmente el contrato

J. L. GALENDE| BILBAO
Francisco González, presidente del BBVA, en una comparecencia. / EFE/
Francisco González, presidente del BBVA, en una comparecencia. / EFE

El BBVA ha puesto en marcha un programa de 'conciliación de la vida laboral y personal' que permite a los empleados tomarse un periodo de vacaciones de tres a cinco años, con el 30% del salario. Técnicamente es un acuerdo privado de suspensión del contrato que asegura una retribución mínima de 12.000 euros al año y garantiza el regreso al puesto de trabajo al final del plazo estipulado. Los sindicatos se muestran «desconfiados» ante esta iniciativa, lanzada sin contar con ellos y que se aplica en un «contexto de crisis» y de cierre de oficinas.

El paréntesis en la relación laboral, destinada a trabajadores que tengan un mínimo de ocho años de antigüedad en la empresa, es la estrella de una serie de medidas que el banco enmarca en el concepto de «flexibilidad laboral» y de «conciliación», y que ha tenido en el mes que lleva en vigor una «acogida mínima» por parte de los casi 29.000 miembros de la plantilla del BBVA en España.

La iniciativa del banco presidido por Francisco González ofrece otras posibilidades, pensadas para necesidades concretas de sus empleados. Así, todos aquellos con un trienio de antigüedad y que quieran realizar estudios de postgrado podrán solicitar una excedencia de uno o dos años durante los cuales se les abonará una paga de 6.000 euros por ejercicio.

Además, si el trabajador necesita dejar su quehacer para cuidar a algún familiar, la entidad le propone un año de 'stand by', pero en esta ocasión sin retribución alguna.

En todos los casos, aseguraron fuentes del BBVA, el retorno al puesto de trabajo está garantizado. La suspensión de tres a cinco años conlleva, además, una póliza de asistencia médica de 3.600 euros por anualidad.

Por último, el banco plantea a su plantilla la posibilidad de reducir la jornada, con rebaja proporcional del salario, mediante dos modalidades: trabajar cuatro días a la semana siete horas diarias o bien hacerlo durante cinco horas, pero durante las cinco jornadas laborables.

Críticas sindicales

Para los sindicatos, la oferta del BBVA está lejos de ser considerada «una conquista social». El que planes de este tipo hayan sido puestos en marcha sin su aprobación les hace «pensar mal», subrayó ayer Sebastián Moreno, de UGT.

El dirigente sindical auguró que si la opción es realmente voluntaria, tal y como la presenta la empresa, «no va a ser recibida de una forma entusiasta por los trabajadores», porque «con la que está cayendo la gente no está para alegrías» como optar por una reducción de sus ingresos.

El banco reiteró ayer que no se trata de un plan de prejubilaciones ni de ajuste laboral, después de que el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, rechazara la iniciativa. El ministro considera «incompatible» el promover «prejubilaciones, aunque sean incentivadas y acordadas», con la posición del sector financiero, que es favorable a alargar más allá de los 65 años la edad de jubilación «para garantizar las pensiones».

Fotos

Vídeos