El autobús urbano de Barakaldo tendrá varias líneas para reducir los tiempos

Descartan un único recorrido circular de 18 kilómetros que alargaba las frecuencias

UNAI MORÁN| BARAKALDO
El nuevo servicio urbano de autobús conectará los barrios más alejados con el tren y el metro. / EL CORREO/
El nuevo servicio urbano de autobús conectará los barrios más alejados con el tren y el metro. / EL CORREO

El futuro autobús urbano de Barakaldo está cada vez más cerca, aunque el Ayuntamiento no ha concretado aún por qué zonas discurrirá. En principio, el Consistorio barajó un único recorrido circular para dar servicio a los distintos barrios, pero parece que al final se decantará por «dos o tres líneas» con un trayecto más corto. «Las frecuencias no deben superar los veinte minutos y la anterior opción nos abocaba a tiempos de espera más largos», explica el concejal de Urbanismo, Jesús María González Suances.

Sólo hay una premisa clara y consiste en conectar los barrios más alejados con el centro de la ciudad y los principales medios de transporte. «En especial, con el tren y el metro». Aunque los posibles trazados están todavía en estudio, beneficiarán, sobre todo, a núcleos como las Torres de San Vicente o Retuerto, que son los que más aislados se encuentran pese a que han protagonizado un importante aumento de población en los últimos años. No en vano, sus vecinos «están a más de un cuarto de hora a pie del suburbano».

Llegar a puntos más alejados y menos habitados como Kastrexana, en cambio, resultará «complicado». «Sabemos que el servicio de transporte va a ser deficitario, pero habrá que optimizar los recursos para atender a la máxima población con las menores pérdidas posibles», aclara González Suances, para quien «lo que no tiene sentido es circular sin viajeros». Por eso, el Ayuntamiento ha descartado la puesta en marcha de múltiples lanzaderas, ya que «si el recorrido es muy corto, apenas existen clientes potenciales».

La posibilidad de establecer dos o tres líneas y sus futuros trazados se decidirá «antes del verano». En la actualidad se ultima el estudio municipal que determinará la posible demanda del servicio urbano en los distintos barrios y la compensación con la existencia de otros medios de transporte como el Bizkaibus, ya que «no tendría sentido compartir recorrido y promover la competencia». Tampoco se conoce aún el número de autobuses que funcionarán, aunque sí está claro que su tamaño será «algo menor que el habitual».

Antes de fin de año

Conocida la posible demanda, el Consistorio sacará a contratación el servicio, para cuya puesta en marcha ha reservado una partida de 1,2 millones de euros en sus presupuestos de este año. De no surgir contratiempos, las nuevas unidades del transporte urbano recorrerán Barakaldo antes de fin de año. Se cumpliría así el objetivo municipal, aunque la tramitación administrativa de las obras sufragadas con el repentino fondo estatal de inversión local ha obligado a retrasar los plazos. Según González Suances, «al menos, ha servido para replantear la única línea circular que se barajó en su momento».

Fotos

Vídeos