Personajes mitológicos y vecinos reviven hoy la leyenda que da nombre a Lamiako

La Maskarada, única en Vizcaya, es el acto central de las fiestas del barrio y atrae a cientos de visitantes cada año

EVA MOLANO| LEIOA
Mural que representa al primer equipo del Athletic. A la derecha, un momento de la Maskarada escenificada el pasado año. / PEDRO URRESTI/
Mural que representa al primer equipo del Athletic. A la derecha, un momento de la Maskarada escenificada el pasado año. / PEDRO URRESTI

Los personajes de la mitología vasca poblarán hoy las calles de Lamiako en la tradicional representación de la Maskarada, un espectáculo donde se aúnan la danza, la música y el fuego para difundir la leyenda que explica la toponimia del barrio. Se trata de una función única en Vizcaya y que cada año atrae a visitantes navarros, guipuzcoanos y del resto de la provincia, y cuenta con un marcado carácter popular. Los organizadores y actores son una treintena de jóvenes de la localidad que se esfuerzan en mantener vivo el mito, que comenzó a ponerse en escena en 1978. Pero, además, los personajes interactúan con los vecinos, que intervienen de forma espontánea en la fiesta. Cerca de 2.000 personas la viven cada año.

La obra se basa en la crónica 'Canto de la Lamia', de Antonio Trueba, que recoge la tradición oral del siglo XVII, y narra la triste historia de Prudentzia, una viuda del monte Berriz, a quien su hijo Inaxio abandonó para irse a navegar después de malvender todos sus bienes. Una vez, Prudentzia divisó un velero y creyó por error que era su hijo. Cuando se dio cuenta del engaño, murió de dolor en las junqueras de Ondiz. Pero cuenta la leyenda que, entonces, se escucharon los lamentos de compasión de las lamias y que Prudentzia se convirtió en una de ellas. Cada vez que un buque parte con un hijo de esta tierra, añaden los cuentos, se las vuelve a escuchar cantar. Por eso la playa de Lamiako, ya desaparecida en este siglo, comenzó a llamarse Lamiako Hondartza.

Desde que la obra comenzara a representarse, se salpicó la trama con una multitud de personajes del imaginario popular. Desde Mari de Anboto hasta su marido Sugaar, jefe de las lamias, bellas pero malvadas mujeres con cola de pez o pies de pato. Los vecinos también podrán ver caracterizados a Ur y a Lur, a Basajaun, a los Zankos, a Mendi o a Galtzagorri, entre otros seres fantásticos.

Tres escenas

Por su complejidad, la función se representará en tres escenas durante el día de hoy. La primera comenzará a las 17.30 horas, en el cruce de la calle Langileria con la subida a Gaztelueta. A las 18 horas, en la plaza del metro y a la llamada del cuerno, toda la procesión se irá integrando a la Maskarada. La tercera escena será a las 22.30. Entonces se representará la muerte de Prudentzia y todos los personajes y vecinos bailarán en un Akelarre que simboliza la victoria de lo pagano frente al cristianismo.

La Maskarada se celebra los últimos viernes de mayo por el simbolismo de esta fecha. El quinto día de la semana -ostirala- se consagraba a la divinidad y está relacionado con la luna. También era cuando se celebraban los akelarres y se quemaban objetos mágicos de personas embrujadas en las encrucijadas. Asimismo, es el día en el que Sugaar, el marido de Mari, va a peinarla a su antro.