Carmen Uriarte: «Turquía es todo humanidad»

Profesora de la UPV, cree que este país «es una oportunidad para hacer negocios»

LUIS GÓMEZ| BILBAO
Uriarte imparte clases de Lengua Turca en la Facultad de Letras de Vitoria. / JOSÉ MONTES/
Uriarte imparte clases de Lengua Turca en la Facultad de Letras de Vitoria. / JOSÉ MONTES

La bilbaína Carmen Uriarte imparte clases de Lengua y Cultura Turca en la UPV y, desde ayer, estrecha aún más las relaciones con este país. Dirige el Consulado Honorario de Bilbao.

-¿Por qué un consulado honorario?

-Turquía tiene bastante trato con el País Vasco. Ha habido un gran intercambio de relaciones. Hay muchas empresas vascas con intereses allí. El Puerto de Bilbao es muy importante. Lo que no hay es muchos turcos en Euskadi.

-¿Cuántos?

-Muy pocos. Unos 30 ó 35.

-¿Sólo?

-Sí. No hay muchos turcos, en general, tampoco en España. Están en Alemania, Francia y Austria.

-¿Por qué?

-Hay una distancia geográfica y se han quedado por el camino. Esa es la gran razón. Pero España es el país europeo que el turco ve con más simpatía. Decir que eres español en Turquía basta para que te miren muy bien.

-¿Nos quieren?

-Mucho. Se sienten muy parecidos a nosotros por ser mediterráneos. Ellos suelen decir: 'No, no. Los españoles no son alemanes'. Nos ven más amigables y humanos.

-¿Es un país para hacer negocios?

-¡Claro! Es una oportunidad. Hay muchísimas empresas ya allí. Está Iberdrola, que está poniendo molinos con su plan de energía renovable, CAF... También está la Cooperativa Mondragón... Desde 2004 ha habido enormes inversiones españolas en Turquía. Es el sexto país económico de Europa y el decimosexto del mundo. Tiene potencia.

-¿Estamos más cerca de lo que parecemos?

-¡Como técnicos, a lo mejor prefieren a los alemanes! Pero como personas, no hay duda. ¡Ganamos! Deberíamos tenerlo muy en cuenta para 'meternos' en la zona.

-Y un destino turístico en auge.

-Todo el que va regresa encantado.

-Atractivo turísticamente, con Estambul y Capadocia a la cabeza, ¿pero algo convulsionado, no?

-¿En qué sentido?

-Inestable en ocasiones.

-Bueno. Es un país con muchas minorías y lenguas. Tiene también el problema kurdo. El turco lo habla todo el mundo, pero, como es un país al que ha llegado mucha gente, todos conservan su cultura. Los judíos hablaban español, muchos del norte hablan un griego antiguo... Todo eso crea mucha riqueza y dificultades añadidas. ¡Es la riqueza de las civilizaciones! ¡Por ahí ha pasado todo el mundo! Siempre se habla de que Turquía es musulmana, que lo es, pero la cuna de la civilización cristiana también está allí. Es un país laico y lo llevan grabado.

La moda del pañuelo

-Laico, pero apegado a tradiciones religiosas, como el uso del pañuelo islámico entre las mujeres.

-Ahora se ha puesto un poco más de moda. Es una tradición más de los pueblos. La gente de ciudad no lo lleva mucho. Tiene una manera islámica a su aire. Por ejemplo, en las fiestas religiosas que organizan en sus casas te ofrecen copitas de licor de plátano o menta. Es un islam diferente. Bastante más tolerante.

-¿Cómo es Turquía?

-Es un mosaico de diversidad con mucha humanidad. Les queda tiempo para poder preguntarte '¿qué tal estás?' y tomarse un té contigo. Vas a una tienda, te ofrecen té y pueden estarse 10 minutos hablando y preguntando por tu familia. Les define todavía ese calor humano.

-En las jornadas organizadas por la UPV presentan Turquía como un país emergente en Europa, pero ¿es Europa o no?

-Bueno, es una parte de Europa desde hace más de 500 años. Puede ser que no sea la Europa que mejor conozcamos o la que los libros nos han enseñado. Siempre han estado en la historia de Europa con la balanza de hegemonías entre el imperio otomano y el español. Quizá a algunos no les ha interesado que sea Europa. Pero Europa no es sólo Occidente, es también Oriente.

-¿Por qué siguen negándole la entrada en la UE?

-Hay muchos intereses. Es complicado porque es un país de gran tamaño y muchísima gente. Tendría mucho poder y otros naciones quedarían un poco relegadas. Y tampoco llega a la renta per cápita, que es baja. Aunque habría muchas ventajas para toda Europa.

-¿Por ejemplo?

-Es la ventana hacia Oriente. Sin olvidar la importancia de los oleoductos que necesita Europa. Turquía fue el país... ¡adonde se dirigió enseguida Obama! Para aplacar a los países islámicos. Turquía nos puede enseñar en esto.

-¿De dónde viene su fascinación por Turquía?

-¿Se nota, verdad? Ja, ja. Llevo desde 1976 por allí.

-¿Cómo cayó por allí?

-Bueno... Me casé con un turco y empecé a trabajar en la universidad de Ankara. Tengo 4 hijos, son medio turcos, medio españoles, medio vascos... ¡Un poco de todo!

-¿Qué es la pasión turca?

-Hay sentimientos que pueden aflorar cuando estás de viaje en algún sitio, pero el libro no refleja lo que son los turcos ni lo que es Turquía. l.gomez@diario-elcorreo.com