La luz de Sorolla inunda El Prado

El museo madrileño abre al público el martes la mayor exposición del pintor valenciano, con 102 cuadros

TOMÁS GARCÍA YEBRA| COLPISA. MADRID
'La vuelta de la pesca' y 'Después del baño', dos de los cuadros expuestos. / EFE/
'La vuelta de la pesca' y 'Después del baño', dos de los cuadros expuestos. / EFE

El Museo del Prado abrirá al público este martes la mayor exposición antológica que se ha dedicado al pintor valenciano Joaquín Sorolla (1863-1923). Se trata de 102 lienzos que recorren las principales etapas de su vida y que incluyen sus grandes obras maestras. Muchos de los cuadros se exponen por primera vez en España. «Va a resultar difícil que se repita una exposición así en los próximos años», dijo José Luis Díez, jefe de conservación de pintura del siglo XIX de la pinacoteca nacional y comisario, junto a Javier Barón, de la muestra. «Es una oportunidad única para disfrutar de este gran seductor que fue Joaquín Sorolla», apostilló.

Uno de los atractivos de este luminoso banquete son los catorce paneles titulados 'Visiones de España', monumentales piezas en las que el artista plasmó, para la Hispanic Society of America de Nueva York, escenas costumbristas de las diferentes regiones. Fueron expuestos recientemente en el Museo de Bellas Artes de Bilbao con notable afluencia de público.

La muestra, que será inaugurada el lunes por la reina Sofía, se ha estructurado de forma cronológica y en ella «se puede apreciar toda la evolución del artista, desde sus primeras tentativas hasta que consigue un estilo propio y un dominio absoluto de los recursos técnicos», señaló Barón. El recorrido comienza con 'El Palleter declarando la guerra a Napoleón' (1884), un lienzo que le granjeó una beca para completar sus estudios en Italia. En esta sala se encuentran sus grandes obras de contenido social, como '¡Otra Margarita!', '¡Aún dicen que el pescado es caro!' y 'Trata de blancas'. También se exhibe el impresionante óleo '¡Triste herencia!', donde se ven a varios niños tullidos y ciegos bañándose en la playa. Este cuadro obtuvo el 'Gran Prix' (máximo galardón) de la Exposición Universal de París de 1900.

El emotivo lienzo 'Madre' da paso a una serie de retratos donde se percibe la influencia de Velázquez. El más notorio es el titulado 'Desnudo de mujer' (su propia mujer, Clotilde), cuya postura es idéntica a la de la 'Venus del espejo'.

En estas paredes se aprecian sus mejores retratos familiares, como 'María vestida de labradora valenciana', y algunos de sus lienzos más cálidos y espectaculares, como 'Chicos en la playa', 'El baño del caballo' y 'La bata rosa'. La última sección está integrada por sus últimos retratos, como los que hizo a dos Premios Nobel: el dramaturgo José Echegaray y al histólogo Santiago Ramón y Cajal, y por escenas de una gran modernidad, como la titulada 'La siesta'.

En 1920, mientras pintaba en el jardín de su casa, sufrió un ataque de hemiplejia. Este percance le impidió seguir pintando. Murió en su casa de Cercedilla en 1923.

Para agilizar la visita, El Prado ofrece la posibilidad de adquirir la entrada en sus canales de venta anticipada con un descuento sobre el precio de taquilla (10 euros). La exposición, que lleva por título 'Joaquín Sorolla (1863-1923)', concluirá el 6 de septiembre.