El museo de la historia industrial de Eibar espera recibir 10.000 visitas en un año

El centro fue inaugurado ayer y ofrece jornadas de puertas abiertas, gratuitas, para todo el público hasta el próximo 24 de mayo

A. LETE| EIBAR
Varios ejemplares fabricados en Eibar se encuentran expuestos en las instalaciones del nuevo espacio de Portalea. / M. E./
Varios ejemplares fabricados en Eibar se encuentran expuestos en las instalaciones del nuevo espacio de Portalea. / M. E.

El centro de interpretación y museo de la historia confía en atraer a cerca de 10.000 visitantes en su primer año de funcionamiento. El museo quedó ayer oficialmente inaugurado y numerosos representantes de instituciones, entidades, centros o personas particulares que han colaborado de una u otra forma en la puesta en marcha de este nuevo espacio asistieron al acto oficial que se celebró en la quinta planta de Portalea, donde se ubica el museo.

Durante estos primeros días se espera una intensa asistencia de público, fundamentalmente de Eibar y localidades del entorno, pero se pretende mantener el 'tirón' de la apertura en el plazo de un año, hasta mayo del próximo ejercicio. Luego es probable que el ritmo de las visitas se vaya tranquilizando, tal y como ocurrió con la primera fase del museo, dedicada al mundo armero, para situarse en unas cifras de asistencia más modestas, aunque constantes.

Desde ayer, y hasta el próximo 24 de mayo, domingo, el centro celebrará jornadas de puertas abiertas para todos los interesados en visitar las instalaciones en las que se recorre la historia industrial de Eibar a lo largo de varios siglos. Bicicletas, televisores, maquinaria de todo tipo, o artilugios de diversa índoles se distribuyen a lo largo de los 700 metros cuadrados que ocupa el centro de Portalea.

Bertsos y música

El museo funciona en horario de 16.00 a 20.00 horas durante todos los días de la semana, a excepción del lunes, jornada en la que cierra habitualmente.

El acto de inauguración oficial se desarrolló de forma sencilla. Se recitaron unos bertsos de Gregorio Atxa-Orbea, a cargo de Juan Mari Narbaiza, sobre el mundo laboral e industrial de Eibar. La poesía de Víctor Jara, 'Amanda', interpretada por el actor Ernesto Barrutia situó a los presentes en el ambiente fabril. Este acto y el 'aurrezku' (a cargo de Kezka) sirvió de aperitivo para el corte de la cinta de inauguración y la posterior visita a las instalaciones que pudieron realizar los asistentes. Asimismo se oyó una sirena de las que daba la señal de entrada o salida a los talleres y que regía la agenda diaria de los eibarreses. Este sonido despertó los recuerdos de muchos de los asistentes.

«Un pueblo que no conoce su pasado no tiene futuro», aseguró ayer Juanjo Goya, responsable de Kutxa, entidad que ha realizado una aportación económica para la puesta en marcha de este museo, que cuenta con un presupuesto de 2 millones de euros. De esta forma animaba a los eibarreses a acercarse a conocer lo que durante muchos años se ha elaborado en los talleres e industrias eibarresas para ser conscientes de la importancia del trabajo realizado.

«Pionero en innovación»

El diputado de Innovación, José Ramón Guridi, alabó la apertura del museo como oportunidad de mostrar que «Eibar siempre ha sido pionero en innovación industrial y empresarial». El diputado animó al tejido industrial eibarrés a aplicar la innovación como fórmula para seguir avanzando, tal y como ha hecho durante muchos años.

Para el alcalde de Eibar, Miguel de los Toyos, el paseo por el nuevo museo puede suponer un viaje por la memoria y los recuerdos. «Cualquiera que visite este museo recorrerá espacios y momentos de su vida cotidiana, a través de las bicicletas que le recordarán un paseo en bicicleta, las cafeteras o las máquinas de coser», aseguraba De los Toyos en su intervención.