«El blues se ha desplomado en Estados Unidos»

El guitarrista irlandés toca hoy en la sala Rock Star de Barakaldo

ÓSCAR CUBILLO| BILBAO
El guitarrista tocará su repertorio y nuevos temas de su diasco 'Bad for you baby'./
El guitarrista tocará su repertorio y nuevos temas de su diasco 'Bad for you baby'.

Gary Moore (Belfast, Irlanda del Norte, 1952) comenzó a labrar su fama tocando rock duro en el seno de los legendarios Thin Lizzy. Con el tiempo voló en solitario, alquiló su guitarra a celebridades (Mick Jagger, Andrew Lloyd Webber...), y en 1990 dio en la diana del éxito mundial con el LP 'Still Got The Blues', que contenía la balada de igual título y que puso de moda el blues. Hoy toca en Barakaldo.

-¿Sus influencias llegan más del rock o del blues?

-Me considero un artista de blues. La mayor parte de las cosas que hice en el pasado y que estaban relacionadas con el rock ahora me parecen muy ajenas. Además hoy soy más viejo y mi estilo al tocar ha cambiado. Cuando era treintañero volví al blues y me alegro de haberlo hecho, porque ése es mi verdadero primer amor. El blues es lo que empecé a tocar cuando estaba creciendo, es la música que amo.

-¿Si le pedimos que elija a un guitarrista, con quién se quedaría?

-Es imposible escoger sólo uno. En el blues me encantan todos ellos: B.B. King, Freddie King, Otis Rush, Albert King... Todos son estupendos. El álbum que me mostró el blues fue el del comic 'Beano' de Eric Clapton y John Mayall. Ese fue un auténtico punto de inflexión para mí. También me encantaba escuchar a Mick Taylor, Jeff Beck, Jimi Hendrix... Incluso a Django Reinhardt.

-¿Sabe dónde se encuentra el eslabón entre el blues y el rock and roll?

-Veo el blues y el rock tan separados actualmente que no estoy seguro de dónde podría hallarse la unión. Han ido en dos direcciones completamente diferentes.

-¿Por qué cree que los negros apenas tocan blues? La mayoría de los bluesmen jóvenes son blancos.

-La cuestión no tiene relación con ser blanco o negro, sino con lo que ha sucedido a lo largo de tu vida y con lo que has escuchado. Probablemente yo habría sido un músico distinto si no hubiera vivido la época del blues británico cuando era tan joven. El blues se ha desplomado en popularidad en Estados Unidos.

-¿Cómo cambió su vida cuando editó 'Still Got the Blues' en 1990? ¿Debería enorgullecerse de haber popularizado el blues en todo el mundo?

-'Still Got The Blues' fue una muy grata sorpresa para mí. Nunca se intentó convertirlo en un éxito enorme y ni yo ni nadie más en la banda pensó que saldría tan bien. Mi bajista, que me veía tocar blues a la guitarra en mi camerino, me animó a grabarlo y cuando por fin sacamos el álbum unicamente preveímos hacer una gira de tres o cuatro semanas por clubes pequeños, sólo por diversión. Lo siguiente que supimos es que vendimos tres millones de álbumes en pocos meses. Fue asombroso.

-Su nuevo álbum es 'Bad For You Baby'.

-Es comparable al anterior, 'Close As You Get'. Procuro hacer cosas nuevas mezclándolas con algo viejo. Unas canciones de Muddy Waters, varias baladas y algunos temas más rapidos de blues. Me gusta alternar temas más lentos en mis álbumes porque dan a la guitarra más espacio para su expresión.

-¿Por qué atrae su estilo a las mujeres?

-¡Pienso que eso se debe a mis baladas! Me lo han preguntado muchas veces, pero no veo peculiaridades en mi público respecto a las mujeres. No hay más mujeres en mis shows que en los de otros. Eso es un mito urbano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos