«Nunca había soñado con ser lehendakari»

|

Las referencias al pasado de la familia López Álvarez no faltaron en el discurso del dirigente socialista. Si en campaña reiteró su infancia en la calle Coscojales de Portugalete, ayer reservó párrafos al final de su intervención para subrayar sus orígenes.

«Yo soy un ciudadano de Portugalete que nunca había soñado con el honor de una responsabilidad tan relevante como para la que hoy solicito la confianza de esta Cámara».

«Soy hijo y nieto de trabajadores. Mi padre, Eduardo López Albizu, al que todos llamaban "Lalo", trabajó como ajustador en los astilleros de La Naval, en Sestao. Mi abuelo paterno, Emilio, casi se dejó la vista en "la colada" de Altos Hornos de Vizcaya. Mi otro abuelo, Antonio fue jefe de máquinas de un mercante que hacía la línea del Río de la Plata en los años cuarenta y cincuenta».

«El ejemplo y el compromiso político de mi familia, su lucha por la libertad, por la democracia y por los derechos de los trabajadores -una lucha por la que mis padres conocieron el destierro y las cárceles franquistas- me ha traído hasta aquí».

«Para mí la razón de ser de la política es mejorar las condiciones de vida de las personas y trabajar por los valores de libertad, solidaridad y justicia».

«A ello voy a dedicarme como Lehendakari del Gobierno de Euskadi en los próximos años y para ello solicito la confianza de esta Cámara».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos