El primer juicio penal por la gestión del lindane en Vizcaya se celebrará en otoño

La Audiencia ordena procesar a un alto cargo del Gobierno vasco y a 5 directivos de Babcock

JOSU GARCÍA |BILBAO

El primer juicio penal por la gestión del pesticida tóxico lindane en Vizcaya se celebrará en otoño, casi 15 años después de que la asociación ecologista Lur Maitea iniciara su particular batalla legal contra el Gobierno vasco. La Audiencia Provincial acaba de confirmar en un auto el procesamiento de un alto cargo del Ejecutivo autonómico Tomás Epalza, ex director de Calidad Ambiental y actual máximo responsable de la Agencia vasca del Agua, así como de cinco ex directivos de Babcock & Wilcox entre los años 1995 y 2001, como presuntos responsables de un delito ecológico y contra la salud de las personas. En concreto, la causa se refiere al almacenamiento durante seis años de más de 6.000 metros cúbicos de restos del insecticida en un pabellón de Sestao, propiedad de la empresa de bienes de equipo.

La Audiencia da por bueno lo expuesto en el sumario por la juez instructora de Barakaldo, que encontró indicios de que el depósito situado muy cerca de lo que hoy es la depuradora de Galindo pudo resultar dañino, además de señalar que se hizo sin el preceptivo estudio de impacto ambiental y «sin que se adoptaran las medidas necesarias para evitar cualquier tipo de contaminación».

«Efecto dominó»

Con esta decisión, los magistrados desestiman las peticiones de los seis imputados, así como de la Fiscalía. Todos ellos habían solicitado el sobreseimiento del caso. Ahora, la acusación ejercida por los ecologistas deberá presentar su escrito de calificaciones, al igual que las defensas. Según fuentes jurídicas consultadas por este diario, la vista oral podría ser señalada para el próximo mes de noviembre.

Lur Maitea presentó ayer el auto como una victoria crucial tras más de un década de lucha en los juzgados. Sus responsables se mostraron convencidos de que no será la última. «Esperamos un efecto dominó con el resto de procesos hasta tres más que mantenemos abiertos por la gestión del lindane», afirmaron. La asociación ecologista plantea la tesis global de que el problema medioambiental existía por la herencia industrial de Vizcaya, pero que las autoridades del Gobierno vasco lejos de erradicar la lacra, «la magnificaron, dilapidando cientos de millones de euros de fondos público». A su juicio, para los responsables políticos entre los que incluyen a la consejera de Medio Ambiente en funciones, Esther Larrañaga, y al actual director de Aguas del Gobierno vasco, Tomás Epalza primaron los «intereses económicos en lugar de resolver un gravísimo problema de salud pública», valoró la portavoz del grupo, Consuelo Elosua. «Todo ha sido una trampa y una mentira para meterse dinero al bolsillo. Lo vamos a demostrar durante el juicio», advirtió.

Los miembros de Lur Maitea se mostraron satisfechos. «Éste es el momento que hemos esperado tantos años», afirmaron. El colectivo llamó también la atención sobre los informes elaborados por un catedrático de la Universidad de Granada, en los que se pone de manifiesto que la salud de los empleados de Babcock y la de los vecinos de Sestao, peligró por el depósito «ilegal» de lindane. Un «vertedero» tolerado por el Gobierno vasco y, advierten, también por el Ayuntamiento.