Esperando a José Tomás

L. G.| BILBAO

Luis Díaz de Lezana, presidente de la Comisión Taurina, ha sido el encargado de lidiar las negociaciones para la contratación de José Tomás. Sin éxito hasta ahora. La Junta Administrativa ha cedido a prácticamente todas las exigencias del diestro de Galapagar e incluso está dispuesta a darle una última oportunidad, después de negarse a torear el 30 de agosto y el martes de la Semana Grande.

Si finalmente pisa el albero negro, lo hará como él quiere. Con una ganadería a su medida -lidiaría astados de Núñez del Cuvillo-, escogería terna y, por supuesto, vetaría la presencia de las cámaras de televisión, que acrecientan su leyenda.

Díaz de Lezana es consciente de que llenaría sin problemas la plaza, pese a que Vista Alegre no obtendría ningún beneficio económico ese día, ya que a los 45 millones de las antiguas pesetas que está dispuesto a pagar al matador -«pero ni un euros más», precisó-, habría que añadir 90.000 euros para la contratación del ganado, otros 90.000 para completar el resto del cartel y 60.000 «más para gastos generales». Heppe explicó ayer que la Junta esperará hasta mediados de junio para saber si Tomás rebaja su caché: 300.000 euros. Si lo hace, marcaría un hito, ya que Bilbao contaría por primera vez en la historia con diez corridas generales -del 14 al 23 de agosto-, que arrancarían un viernes en lugar del tradicional sábado de rejones.

Si no viene, Díaz de Lezana cree José Tomás «nunca podrá presumir de ser un torero de época, como Ponce. Por eso, y por no estar este año en Madrid y Sevilla y no enfrentarse a ganaderías duras», censuró.

Fotos

Vídeos