José Tomás versus Ponce

Nimes prepara un mano a mano entre las dos figuras tras sus últimos encontronazos dialécticos

ALFREDO CASAS
Ponce y Tomás intercambian saludos. / EL CORREO/
Ponce y Tomás intercambian saludos. / EL CORREO

«Existe fecha para el mano a mano entre Enrique Ponce y José Tomás en Nimes, será el miércoles 16 de septiembre. El principio de acuerdo entre los apoderados de ambos matadores es firme. Este acontecimiento va por muy buen camino, aunque todavía faltan muchos pasos por dar». Con estas palabras se expresó ayer por la tarde el empresario Simón Casas a este periódico.

De concretarse definitivamente las negociaciones, el mano a mano entre Enrique Ponce y José Tomás conformará el cartel inaugural de la próxima feria de La Vendimia de Nimes. Respecto del ganado a lidiarse en el citado festejo, Casas explicó que «los toros pertenecerán a una ganadería puntera y del gusto de los toreros. Incluso podrían lidiarse astados de varias divisas, aunque por el momento no hay nada cerrado».

La última ocasión en la que Enrique Ponce y José Tomás compartieron paseíllo -completó terna Francisco José Palazón- data del 21 de junio de 2007, fecha en la que participaron en el séptimo festejo de la feria de Hogueras de Alicante. El desrrazado comportamiento de los toros de Garcigrande, de pobre presentación, limitaron a sendas ovaciones con saludos las actuaciones de ambos matadores.

Apenas transcurridos cuatro meses desde que se alternaran en Alicante, José Tomás realizó unas declaraciones a los servicios informativos mexicanos de Televisa, en las que el diestro de Galapagar, al ser cuestionado por las diferencias existentes entre él y Enrique Ponce, afirmó que «Ponce entiende el toreo como que hay que arriesgar lo menos posible, que no hay que pasar determinadas líneas. Y yo no lo entiendo así. Partiendo de esta base se explica que entendamos el toreo de forma muy diferente». La polémica suscitada por las palabras de José Tomás no tardó en fragmentar el planeta del toro. Los furibundos partidarios de uno y otro torero se enmarañaron en una vacua trifulca dialéctica, en un frívolo «o conmigo o contra mí».

El paso del tiempo aplacó la disputa, si bien el 23 de febrero de la presente temporada, Eduardo Canorea, empresario de la Maestranza de Sevilla, al justificar la ausencia de José Tomás de la tradicional corrida del Domingo de Resurrección, desveló que «a José Tomás le ofrecimos dicho festejo antes que a nadie. Su apoderado nos pidió un torero por delante. Nosotros éramos conscientes de sus condiciones, pero los toreros que generalmente pide José Tomás no son para torear un día tan significativo en la Maestranza. Dijimos que el único posible era Enrique Ponce y no hubo más comentarios». Nuevamente, los partidarios de ambos toreros se lanzaron a las trincheras informativas.

El último capítulo de los desencuentros Enrique Ponce y José Tomás surgió el pasado 3 de abril, cuando el empresario de la plaza de toros de Las Ventas de Madrid, José Antonio Martínez Uranga, confirmó oficialmente la ausencia de ambos toreros de las ferias de San Isidro y del Aniversario. El destino quiso unir a los apoderados de ambos toreros, que, rápidamente, se adelantaron a desmentir las razones esgrimidas por el máximo responsable de la empresa Taurodelta.

Siempre atento a la actualidad taurina y manifiesto opositor del empresario del coso venteño, Simón Casas aprovechó la favorable coyuntura para ofrecer a ambas partes un «mano a mano» en la cumbre en el anfiteatro de Nimes para el mes de septiembre. Los caprichos del azar han permitido que adquiera visos reales lo que en principio resultó una propuesta quimérica. Todo sea por el bien de la Fiesta.

Fotos

Vídeos